Los padres de chicos con discapacidad se manifestarán hoy, a primera hora de la mañana, en la sede central del Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper), en Andrés Pazos 423, para exigir una normalización en las prestaciones que, según aseguran, tropiezan con trabas burocráticas y demoras injustificadas.

La idea, dijo Fernando Sibulofsky, es instalarse “antes de las siete de la mañana, en el ingreso de los vehículos, para impedir que ingresen los directores del Iosper”. Ahí, instalarán una carpa y distribuirán volantes -que ya repartieron el sábado, en la Peatonal- en los que exigen el cumplimiento de la Ley Nacional de Discapacidad.

A pesar del acta acuerdo que firmaron los padres con Iosper -luego de sucesivas reuniones en las que mediaron el vicegobernador Adán Bahl, la ministra de Gobierno, Rosario Romero, y hasta la esposa del gobernador Gustavo Bordet, Mariel Ávila- los incumplimientos, aseveran, continúan.

Aunque el directorio de Iosper salió públicamente a fijar su posición en medio de esa polémica. Y señaló que “la solidaridad bien entendida, la equidad distributiva, y el esfuerzo del conjunto que hace que al 1,7 % de los afiliados, se les asigne el 10% de los recursos de la prestadora de salud, debe ser reconocida, ya que existen muchos otros que, sin tener certificado de discapacidad, deben acceder razonablemente a la cobertura”.

 

Se trata de un universo de  5.140 afiliados discapacitados y con Certificado Único de Discapacidad (CUD) de la provincia.

Al respecto, el directorio del Iosper aseveró que  “cumple con la ley para garantizar los beneficios a afiliados discapacitados”, pero recordó que “nadie nos asigna los recursos extras para cumplir con las normativas vigentes”.

Iosper aseguró que destina para la atención de los sectores con necesidades especiales aproximadamente el 10%de sus recursos, más de 250 millones de pesos anuales. “Esos recursos revelan que la obra social brinda tratamiento preferencial a estos afiliados incluidos en programas especiales”, aseguró.

Desde el directorio de Iosper se afirmó que, “en el marco de comprensión y atención de los planteos efectuados sobre la problemática de estas patologías, el organismo resolvió favorablemente, en el área de Programas Específicos, desde noviembre de 2017 a febrero de 2018, casi 3.000 trámites, cuando se registran 4600 afiliados inscritos para atenciones especiales”.

 

“Solamente en enero de 2018 se cancelaron prestaciones por 40 millones, y hasta el 23 de febrero, se abonaron 26,5 millones. Al 28 del corriente mes, Iosper prevé pagar un total de 30 millones. “Sin embargo, escuchamos que algunos padres expresan que la falta de pago de Iosper pone en peligro la atención médica de los afiliados de Programas Específicos”, aclaró la obra social.

Y negó que los afiliados sólo accedan a las prestaciones por medio de demandas e nla Justicia, y apuntó el Iosper que “la realidad muestra que de los 4.923 afiliados con certificado de discapacidad, entre enero y febrero se iniciaron 22 demandas, siendo que el 30 % de las mismas fueron rechazadas, es decir que más de 4.900 y también parte de ese 30 % que perdió las instancias, recibe los servicios correspondientes, sin necesidad de la orden judicial”.

“Nuestro objetivo es mejorar permanentemente, y aunque existen errores y muchas veces situaciones administrativas de documentación que impiden la resolución de un trámite en forma normal, también nuestra responsabilidad es cuidar los recursos para que los reciban aquellos que realmente lo necesitan. El Iosper no solamente lo hace con este sector, sino que el resto del universo de los casi 300.000 afiliados, que también merecen mejoras”, señaló.

 

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.