Desde tiempos pretéritos, el cartel no anuncia nada. Está roto, caído, y no se lee. Verbigracia, no sirve. El cartel indicador sobre la ruta está patas arriba, y por eso nadie lo lee. Si estuviera en buena forma, tendría fácil lectura. Y se leería con atención lo que dice: “Curva peligrosa”. Está sobre el puente que conecta el Acceso Norte con la ruta nacional 12. O mejor aún, estuvo. Ya no está más.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.