El ministro de Economía, Hugo Ballay, se reunió con el empresario Marcelo Lischet, vicepresidente de la Federación Argentina de Transporte y vocero de la empresa Mariano Moreno, integrante de Buses Paraná, la asociación de firmas que presta el servicio de  colectivos en la capital entrerriana.

Tras el encuentro, concretado este viernes en el despacho del ministro de Economía, Lischet, explicó que se está buscando una alternativa para evitar una incidencia brusca en el costo del boleto que podría generar la quita de subsidios que la Nación anunció a partir del mes de enero próximo.

En relación a las alternativas posibles, indicó que desde el sector siguen solicitando a los legisladores que arbitren medidas en el tratamiento del presupuesto para que “no sea tan violenta la transferencia, sino que sea pausada y no impacte directamente en los costos”.

“Se trató de una de las charlas que venimos manteniendo en forma continua con el gobierno provincial, y puntualmente con el ministro de Economía, con respecto a la transferencia que la Nación quiere hacer de los subsidios al transporte y la incidencia directa que tendría en la gente. Todavía esto no está definido, pero el monto es importante porque la transferencia de la Nación a la provincia para el subsidio de todo el transporte en Entre Ríos está en alrededor de  los 900 millones de pesos anuales”, explicó el empresario entrerriano.

“En principio el gobierno nacional hace responsable a las provincias y a los municipios. Y no hay hasta acá una afectación directa al transporte en el Presupuesto de la Nación, sino  que es una afectación de fondos que dicen las autoridades nacionales que estaría cubierto con el mayor ingreso de coparticipación, pero no es un fondo específico”, comentó Lischet.

En este sentido informó que “la preocupación de los gobernadores y de los ministros de Economía de todo el país  es intentar que se modifique el presupuesto nacional que tomó estado parlamentario este lunes, y que no desaparezcan en su totalidad los fondos. Y a partir de ahí conversar con la provincia y con los intendentes para ver qué alternativa hay para que no impacte directamente la diferencia en el usuario”, refirió.

Agregó que el planteo es que la provincia hable con sus legisladores en relación al tratamiento del presupuesto e informó que con la Federación Argentina de Transporte tendrán la semana próxima una  reunión con senadores nacionales, entre ellos Miguel Ángel Pichetto, tal como lo vienen haciendo con diputados.

Al respecto, el ministro de Economía provincial, Hugo Ballay, destacó la voluntad de diálogo permanente del gobierno, y remarcó la necesidad de “no alertar a la población ante la posible quita de subsidios al transporte”. El funcionario puntualizó: “No tenemos certeza aún sobre lo que se va a transferir, ni de una posible suba del costo del boleto, por lo cual no hay que infundir temor en la población”.

 La administración del presidente Mauricio Macri piensa transferir esa obligación a las provincias, y por eso Lischet ya mantuvo un encuentro con el ministro de Economía de Entre Ríos, Hugo Ballay, a quien puso al corriente de cuál sería el costo de asumir: 900 millones para lo que resta de 2018. De ese total, el 45% lo absorbe Paraná.

La de este viernes es una más de las reuniones entre Lischet y Ballay. Antes, el empresario se había referido al tema, tal como lo reflejó Entre Ríos Ahora.

“Ballay no nos dijo nada. Las charlas con el ministro fueron para ponerlo en conocimiento de qué incidencia tendrá el traslado de subsidios para la provincia. Pero nunca hablamos de si la provincia aportaría o no para el pago del subsidio. Entendemos que es un número importante para el caso de que tenga que hacer frente la provincia”, contó Lischet.

Los subsidios de la Nación inciden en el 55% de los costos de las empresas de transporte. El otro 45% está condicionado por la suba del gasoil, los insumos y el material rodante. La última actualización de la tarifa se hizo en mayo, con un dolar a $17; hoy, el dolar está a $38. La combinación de ambos factores haría subir la tarifa a valores inimaginables. Sólo con el retiro del subsidio, Lischet calcula que el boleto se iría a una cifra superior a los $30.

 

 
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.