El cura Juan Diego Escobar Gaviria podría enfrentar una pena de entre 10 y 45 años de prisión.

El dato se desprende de la acumulación de causas y por la gravedad de los hechos que se le imputan.
Escobar Gaviria, que fue párroco de San Lucas Evangelista, de Lucas González, entre 2005 y octubre de 2017, tiene cuatro denuncias por abuso a menores.

La piedra de toque que movió el andamiaje judicial que ahora lo tiene contra las cuerdas fue la presentación espontánea que hicieron dos religiosas de la congregación Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas, que dirigen el Colegio Castro Barros San José, ante el defensor oficial Oscar Rossi el viernes 28 de octubre de 2008.

Fue el caso del abuso de un nene de 11 años, R, quien fuera monaguillo del cura en Lucas González. Tras esa presentación, el arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari, lo suspendió en el ejercicio del sacerdocio y le prohibió oficiar misas en público.

La investigación penal preparatoria, que quedó en manos de los fiscales Federico Uriburu, de la Unidad Fiscal de Nogoyá, avanzó sobre otros casos, y alcanzó a acumular pruebas suficientes para armar cuatro expedientes con denuncias contra Escobar Gaviria: tres por promoción a la corrupción, agravada por su condición de guardador; y una por abuso sexual, agravado por ser sacerdote.

Los cargos que ahora pesan sobre el cura, de origen colombiano, miembro de la Cruzada del Espíritu Santo, lo ponen a un paso de recibir una condena severísima, que va de los 10 a los 45 años de cárcel.

Esa es la hipótesis que maneja el fiscal Uriburu, y que lo llevó a refrendar el pedido de prisión preventiva que presentó el querellante Mariano Navarro, y al que hizo lugar el viernes 21 de abril el juez de Garantías de Nogoyá, Gustavo Acosta. La medida fue recurrida por los defensores de Escobar Gaviria, Juan Pablo Temón y Milton Urrutia, pero el domingo la confirmó el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguaychú, con la firma del camarista Arturo Exequiel Dumón.

Es la segunda vez que el cura va a la cárcel. Ya había estado entre el jueves 3 y el jueves 10 de noviembre, cuando el juez Acosta le dictó la primera preventiva. Pero entonces pudo zafar de la prisión, luego de una apelación de los defensores. Ahora, no: tendrá que purgar 20 días en la Unidad Penal de Victoria, que podrían prorrogarse, hasta que se abra el juicio oral.

Será un anticipo de lo que vendrá.

El querellante y el fiscal pidieron su prisión por el riesgo de fuga. Escobar Gaviria se enfrenta a la posibilidad de recibir una pena muy severa por acumulación de causas, cada una con  de 10 años de cárcel como máximo.

Por aplicación del artículo 55° del Código Penal, que fija: “Cuando concurrieren varios hechos independientes reprimidos con una misma especie de pena, la pena aplicable al reo tendrá como mínimo, el mínimo mayor y como máximo, la suma aritmética de las penas máximas correspondientes a los diversos hechos”.
Los delitos de abuso que se le achacan a Escobar Gaviria tienen penas accesorias más graves por su condición de ministro de la Iglesia Católica.

“Son cuatro hechos imputados al momento. Tres de corrupción de menores agravada y uno por abuso sexual simple agravado –explica el fiscal Uriburu–.Los de corrupción prevén penas de diez a quince años, cada uno de los tres. Y el de abuso, una pena mucho menor que no llega a los cinco años. en Derecho Penal se llama concurso de delitos porque son muchos hechos cometidos por la misma persona. Eso lo fija el artículo 55° del Código. Ahí se estipula que  para estimar la escala penal se toma el mínimo mayor (diez años) y la suma de los máximos (45 años por las tres corrupciones más el máximo de abuso sexual simple agravado)”.

De eso se empezará a hablar desde este miércoles, cuando el caso sea elevado a juicio oral, trámite que deberá habilitar el juez de Garantías de Nogoyá, Gustavo Acosta.

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.