El concejal Emanuel Gainza, vicepresidente primero del Concejo Deliberante de Paraná, se presentó este martes a declarar ante el juez federal Leandrdo Ríos, un trámite que le insumió varias horas. Gainza declaró como imputado en una causa que investiga a la banda narco liderada por Daniel “Tavi” Celis, en la que ya están procesados el intendente Sergio Varisco, en libertad, y que tiene con prisión preventiva al concejal Pablo Hernández (Cambiemos) y a la vocera del área de Servicios Públicos, Griselda Bordeira.

Gainza llegó minutos después de las 10 al edificio de los Tribunales Federales, sobre calle 25 de Mayo, y se retiró pasadas las 13, acompañado por su abogado, el exjuez Humberto Franchi. “Nosotros concurrimos,como nos pidió el juez -dijo el concejal-. Estamos a disposición de la Justicia. Es momento para que ellos se expidan. Me parece muy importante dejar actuar a otro poder, que se investigue, que se pueda transparentar y que se eche luz en esta situación”.

“No hay nadie más interesado que nuestro espacio político para que esto termine de dilucidarse, y que cada uno tenga su responsabilidad de acuerdo a su accionar”, señaló Gainza, quien el lunes pidió licencia en su banca en el Concejo Deliberante y además solicitó al PRO ser relevado de todas sus funciones partidarias. “Es importante darle tiempo a la Justicia, y, una vez que esté resuelta la situación procesal, en mi caso vamos a poder charlar como lo hemos hecho siempre”, apuntó ante los periodistas que lo aguardaron a la salida de los tribunales.

Respecto de la imputación que le formuló el juez Ríos, dijo que se trata de “adquisición” de estupefacientes. “Ya lo aclaramos, aportamos documental y en ese sentido estamos muy tranquilos. Esperemos que actúe la Justicia. Vamos a esperar que se defina la situación procesal, que el juez debe definir en diez días”, aseveró.

Concejal Emanuel Gainza.

 

Su abogado, el exjuez Humberto Franchi hizo notar que Gainza respondió todas las preguntas y aportó documentación a la Justicia que probaría su inocencia en la imputación. “Ha descartado todo tipo de responsabilidad. Se le atribuye infracción a la Ley de Estupefacientes. En cuanto a esta imputación, ha ofrecido documental, ha ofrecido testimonial, ha presentado informes digitalizados”, señaló.

Franchi dijo que ante el juez, Gainza admitió conocer a “Tavi” Celis y a su esposa, Luciana Lemos, pero sólo de la actividad política. “No tiene ningún tipo de vinculación”, aclaró, y abundó que de los allanamientos practicados la semana pasadas, Gainza entregó a la Justicia un IPhone y un IPad.

Defensor Humberto Franchi.

 

El defensor recalcó que la situación procesal de Gainza es “distinta” al del resto de los coimputados. “Hay atribución de responsabilidades distinta respecto de los otros coimputados. La situación de Gainza es distinta en cuanto a la atribución de responsabilidades. No hay ningún delito atribuido respecto de la Administración Pública. Él, en un principio fue citado como testigo. Compareció, no pudo declarar, se suspendió esa declaración y se fijó esta nueva declaración como imputado -contó-. A primera hora de la mañana, hice un pedido de eximición de prisión. De ese se corrió vista al fiscal y después se resolverá. Pero va a continuar en libertad. Sólo se le impuso la prohibición de salir del país, y concurrir una vez a la semana. Sin caución”.

 

La causa


Gainza había sido  a declarar como imputado en la causa por narcotráfico en la que está procesado el intendente Varisco. El concejal fue señalado por Luciana Lemos como el destinatario de la compra de un kilo de cocaína para su venta y distribución, a un valor de 150.000 pesos. A las anotaciones en un cuaderno secuestrado por Ríos se sumó la declaración de Luciana Ernestina Lemos, la pareja del jefe narco Daniel “Tavi” Celis. La mujer dijo que también compraron droga en cantidad, presuntamente para la venta, el intendente Varisco, la ex subsecretaria de Seguridad Griselda Bordeira y el concejal de Cambiemos Pablo Hernández.

El nombre de Gainza, asentado en forma manuscrita, fue encontrado en un cuaderno durante un allanamiento en la casa de Lemos y ese dato fue utilizado por el juez para llamar a indagatoria a Varisco, Bordeira y Hernández. De ese trámite resultó después el procesamiento a Varisco y la prisión preventiva para Bordeira y Hernández. El procedimiento en la casa de Lemos, en la calle Don Segundo Sombra, se hizo previo a las indagatorias de Varisco, Bordeira y Hernández que se produjeron a principios de junio. En la vivienda, la policía secuestró casi tres kilos y medio de cocaína.

En el cuaderno de marras, el apellido Gainza está seguido por una “Ch”, que significaría “Chino”, un apodo con el que se lo conoce al concejal del PRO. Todo está enmarcado con un círculo y una referencia matemática: “1 x 150 Pagado”. El juez Ríos entiende que esas anotaciones son compatibles con la adquisición de cocaína, “atento a que (…) la organización vendía el kilo de cocaína en una suma de entre 150.000 y 160.000 pesos”.

En realidad, los cuadernos secuestrados fueron dos y estaban dentro de una cartera negra, en el quincho de la vivienda, junto a una mesa redonda sobre la cual encontraron la cocaína. La cartera que contenía los cuadernos estaba tirada en el piso. Para citar a Gainza como imputado, el juez tuvo en cuenta que “en un primer momento de la investigación se sospechó fundadamente (con los elementos colectados) que la persona que habría adquirido un kilo de cocaína, a un precio de 150.000 pesos para ser distribuido en las ciudades de Paraná y Concordia durante la campaña electoral, sería Ernesto Ramón González, alias Gonza, y que fuera erróneamente escrito por Luciana Ernestina Lemos”. Al principio no se pudo desentrañar si decía “Gonza” o “Gainza”, pero finalmente González, que también fue procesado, no fue imputado por esa compra.

En la investigación luego comenzó a tomar fuerza que era “Gainza” y no “Gonza”. La posible referencia al concejal se debe a que “el teléfono celular de Lemos tenía registrado como contacto a ‘#48 Emanuel Gaiza’ y, asimismo, del registro de llamadas surge que en fecha 25 de abril de 2018 Lemos efectuó una llamada a este número, sin embargo, la llamada no fue atendida ni devuelta”. Una segunda hipótesis es que las anotaciones refieran a Ramón Benito González, alias Cabezón Ganza o Moncho, que aparece entre las personas con las cuales se contactaba Celis a través de un teléfono celular que utilizaba en la unidad penal.

En una de sus recientes ampliaciones de la indagatoria, Lemos declaró que “Gainza solo compró una vez”, pero aclaró que nunca lo vio ni tuvo contacto personal ni telefónico con él. “Yo nunca le entregué ni droga ni plata directamente a Gainza, ni tampoco Emanuel me entregó plata a mí. Nunca traté con él. Todo lo que anoté respecto de Gainza, fue por lo que me decía Daniel” Celis, su pareja. El concejal tendrá que despejar todas las dudas sobre su situación en la causa.

 

 

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.