La Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico denunció en la Justicia “las presiones” que ejerció sobre uno de los denunciantes del cura Justo José Ilarraz -cuyo juicio se inicia este lunes 16- el Tribunal Interdiocesano de Buenos Aires en las últimas horas.

La denuncia apunta al presidente del tribunal eclesiástico, Hugo Adrián Von Ustinov; y al secretario, Matías Ezequiel Barutta,  ambos sacerdotes.

La psicóloga Liliana Rodríguez, miembro de la Red, se presentó este sábado por la noche en el edificio de Tribunales y radicó la denuncia, con el pedido de que se investigue la eventual comisión de un delito á raíz del acoso que soportó una de las víctimas, que vive en Chile y viajó especialmente a Paraná en las últimas horas para brindar su testimonio en el juicio a Ilarraz.

Se trata de Maximiliano Hilarza, que no sólo denunció en la Justicia a Ilarraz por los abusos que soportó, siendo adolescente, en el Seminario Arquidiocesano Nuestra Señora del Cenáculo, sino que en 2013 también acudió ante el Tribunal Eclesiástico de Santa Fe y pidió una sanción canónica para el cura.

Ese proceso nunca avanzó, y en medio el oficial de justicia encargado de la tarea,el sacerdote Alejandro Bovero, fue apartado a raíz de un escándalo, de modo que en 2015 recién tomó intervención el Tribunal Interdiocesano de Buenos Aires. En enero último, Hilarza comenzó a recibir notificaciones de parte del secretario del tribunal, el cura Matías Ezequiel Barutta: querían que fuese a declarar en el proceso que había iniciado en 2013, cinco años atrás.

Desde el Tribunal Interdiocesano de Buenos Aires le pidieron que tomara un vuelo de Chile a Buenos Aires, fuera hasta las dependencias eclesiásticas, prestara declaración, y luego emprendiese viaje a Paraná.

Rechazó enfáticamente el convite por una simple razón: no viaja en avión, viaja en colectivo. Y por eso invitó al tribunal eclesiástico a trasladarse a Paraná y tomarle declaración aquí.

Acordaron que los miembros del tribunal eclesiástico tomaran su declaración en Paraná. Pero lo insólito ocurrió con los mensajes vía whastapp que empezó a recibir entre viernes a la noche y este sábado por la mañana: los miembros de la Iglesia le dijeron que la declaración se la tomarían el domingo, a las 20, en un predio que está al lado del Seminario, el lugar donde fue abusado por el cura Ilarraz. Se trata de un lugar donde antes funcionó el tambo del Seminario, en Fraternidad y López Jordán, y que ahora acoge a la comunidad de las monjas de la congregación Abbá Padre.

Las presiones de parte de los integrantes del Tribunal Interdiocesano de Buenos Aires siguieron, y en medio terció la abogada Victoria Halle, querellante en la causa Hilarraz.

“Pedimos que se posponga la declaración (ante el Tribunal Eclesiástico) para luego del juicio en virtud de que esto no perjudique a la víctima, que esté tranquilo y con fuerzas para la declaración en el juicio penal y no intervenga negativamente en él. Que no sea un inconveniente”, dijo la abogada Entre Ríos Ahora.

En su presentación en la Justicia, la psicóloga de la Red hizo notar que “resulta muy raro que estas personas lo hayan citado de esta forma y en dicho lugar, (que)ademas de sumamente vulnerable para su persona en razón de que justamente fue en el Seminario donde esta persona fue victima de de los hechos que se investigan”.

“Resulta claramente inoportuna esta convocatoria, por el día, el horario, el lugar y el momento, debido a que se aproxima el inicio de este juicio, y a horas de que el mismo declare (debe hacerlo el lunes). Esta convocatoria es claramente realizada haciendo estas personas (los sacerdotes) uso de su poder, en perjuicio de este hombre víctima de estos acontecimientos, lo cual lógicamente también se expande hacia las demás víctimas de lo sucedido, haciendo que este momento, además de traumático, por lo que deberán atravesar en el juicio, resulte para él una nueva revitimización”.

En Tribunales, Rodríguez pidió que se investigue “si además del daño psicológico ya provocado, existe algún delito penal en el cual alguien resulte responsable”.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.