La comisión directiva del Centro Sportivo Peñarol, de Rosario del Tala, desautorizó públicamente la exhibición que hizo su equipo de primera división, que este domingo salió a la cancha con una bandera en la que se pedía la libertad de los siete policías de esa ciudad condenados a 8 años de prisión por haber aplicado torturas a dos menores, hecho que sucedió en la Semana Santa de 2012.

El hecho ocurrió en la ciudad de Victoria, el domingo, en la previa del partido disputado con Huracán en la octava fecha del torneo de la reunión Nogoyá-Tala-Victoria. “Libertad a nuestros policías”, decía la bandera exhibida por los futbolistas en el campo de juego. Pero esa decisión fue reprochada por las autoridades del club.

“En relación al hecho que ha tomado estado público el pasado domingo 7 de octubre en la cancha de fútbol de Huracán de la ciudad de Victoria, donde nuestro equipo de Primera División exhibió una bandera en apoyo a policías locales, comunicamos que nuestra Institución no avala ningún tipo de manifestación pública que no tenga relación con lo estrictamente deportivo, social o cultural, enmarcado en nuestro Estatuto”, dijeron desde la institución.

En Rosario del Tala ya han ocurrido tres movilizaciones frente a Tribunales en apoyo a los policías condenados, que desde hace dos semanas  empezaron a cumplir la condena a ocho años de prisión en la Unidad Penal de Concepción del Uruguay luego de que se agotaran las vías recursivas en la Justicia.

La Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ) rechazó un recurso extraordinario federal planteado por los defensores de los policías condenados, y también un hábes corpus. Uno de los defensores de tres de los siete policías condenados, Lucio Salisky, anunció que irá en queja a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, aunque la resolución de ese planteo es incierto en el tiempo, por lo que sus defendidos deberán permanecer en prisión hasta que haya resolución.

La causa, caratulalada “Milezzi, Marcelo José; Soto, Ludmila Natalí; Mori, Héctor Leopoldo;  Monroy, Claudio Marcelo; Forneron, Gustavo Daniel; Segovia, Pablo Leoncio;  Flores Campos, Walter; Magallan, Neri Andrés; Vidal, Rodrigo Sebastián-s/ torturas, privación de la libertad con abuso funcional, vejaciones en actos de servicio y apremios ilegales”, tuvo una primera condena en agosto de 2015: el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Concepción del Uruguay, integrado por los jueces Fabián López Moras, Alberto Seró y Mariano Martínez, resolvió, por unanimidad, absolver de culpa y cargo a Walter Flores Campos y Rodrigo Sebastián Vidal, como autores materiales penalmente responsables de los delitos de torturas, privación de la libertad con abuso funcional, vejaciones en actos de servicio y apremios ilegales.

En cambio, a Marcelo José Milezzi, Ludmila Natalí Soto, Héctor Leopoldo Mori, Claudio Marcelo Monroy, Gustavo Daniel Forneron y Neri Andrés Magallán, los declararon autores materiales penalmente responsables de los delitos de torturas en concurso ideal con privación ilegítima de la libertad y vejámenes. Y  los condenaron a la pena de ocho años de prisión efectiva e inhabilitación absoluta y perpetua con accesorias legales, manteniendo su libertad hasta que la presente sentencia se torne ejecutable. Eso ocurrió ahora: y por eso fueron a prisión.

Además, absolvieron parcialmente de culpa y cargo a Pablo Leoncio Segovia, jefe de Investigaciones al momento del hecho, por ser coautor material penalmente responsable de los delitos de torturas, privación de la libertad con abuso funcional, vejaciones en actos de servicio y apremios ilegales. De esta manera, recibió la pena de dos años de prisión de cumplimiento condicional.

A los policías condenados, integrantes de la División Investigaciones de la Jefatura Departamental Tala, se les atribuyeron distintos hechos de tortura, privación ilegítima de la libertad y vejámenes, que sucedieron los días 29, 30 y 31 de marzo de 2012, de los cuales fueron víctimas WR y JSR, ambos de menos de 18 años al momento del hecho

En junio último, la Sala Penal del STJ dispuso  no hacer lugar a la impugnación extraordinaria presentada por los defensores de los siete policías de Rosario del Tala acusados de haber torturado a dos menores de edad durante la Semana Santa de 2012.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.