El Gobierno anunció que descontará los días de paro docente, luego de que este jueves el congreso provincial de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) rechazara la cuarta oferta salarial docente, un 17% en dos etapas, más un 1,3% de cláusula gatillo para 2017, y dispusiera dos días de paro, este viernes 23 y el lunes 26.

“Esta decisión injustificada obliga a la administración provincial, encargada de salvaguardar los intereses del conjunto, a proceder al descuento por los días no trabajados y a disponer las medidas necesarias para asegurar el normal desarrollo del ciclo lectivo”, anunció el Gobierno, en lo que se anticipa como un pedido de intervención a la Justicia para que declare la conciliación obligatoria en el conflicto.

El descuento de un día de paro sobre un sueldo inicial de $11.547, que es lo que percibe el cargo testigo -el maestro de grado sin antigüedad- arroja una pérdida de aproximadamente $450 por cada jornada no trabajada por un docente. Si se multiplica por las 6 jornadas de huelga que habrá en marzo, da una merma salarial de bolsillo de $2.700.

 

Desde que se inició el ciclo lectivo 2018 en Entre Ríos, el 5 de marzo, los maestros ya cumplieron 4 jornadas de paro -5, 6, 8 y 14 de marzo-, y este viernes se suma la quinta huelga. En el medio, el Gobierno se ha sentado con los sindicatos docentes en cuatro oportunidades: 22 y 27 de febrero, 7 y 19 de marzo. En la última reunión, ropuso un  aumento del 17%, en dos tramos: 8% en marzo, y 9% en agosto, más el 1,3% de cláusula gatillo de 2017, que se pagaría, por planilla complementaria en marzo, retroactivo a enero.

Pero Agmer, el sindicato de mayor peso, volvió a rechazar la propuesta de recomposición salarial que rompió el techo del 15%, tal como demandaba el gremio.

“El paro docente en Entre Ríos es innecesario e  injustificado y los principales perjudicados son los niños y sus familias que ven resentido el derecho al acceso a la educación, en especial los que asisten a la escuela pública”, señaló el Gobierno, y agregó que “lamenta profundamente la decisión” del congreso de Agmer. En ese sentido, puso de manifiesto el Ejecutivo que la oferta salarial presentada “no sólo era superadora de otras anteriores, sino que se ubica entre las más beneficiosas del país, ya que de las 13 provincias que llegaron a un acuerdo, 10 lo hicieron con ofertas por debajo o igual a la de Entre Ríos, que incluso se encuentra muy por encima de los acuerdos paritarios alcanzados en el sector privado”.

“Ante esta penosa decisión de la dirigencia gremial, que interrumpe definitivamente la mesa de diálogo con los gremios docentes, la provincia se reserva el derecho de acudir ante las instancias pertinentes a los efectos de garantizar el acceso a la educación pública para los más de 400.000 alumnos entrerrianos”, advirtió el Gobierno.

“El llamamiento a nuevas jornadas de paro nada tiene que ver con el clima de diálogo que venía garantizando este gobierno, y perjudica severamente el derecho al acceso a la educación, y en especial a los niños, niñas y adolescentes que asisten a la escuela pública”, agregó.

Y añadió: “Durante el transcurso de los últimos dos meses, la provincia garantizó numerosas instancias de diálogo con los representantes de los cuatro gremios docentes entrerrianos a fin de llegar a un acuerdo satisfactorio y responsable que tuviera en cuenta las necesidades de los trabajadores de la educación así como también las posibilidades financieras de la administración provincial”.

Por el tenor del comunicado, en la conducción provincial de Agmer aguardaban con expectación qué reacción podría haber desde el Gobierno, y evaluaban la posibilidad de que se acudiera a la Justicia. Una fuente consultada por Entre Ríos Ahora dijo que “por ahora, no hay nada de eso”.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.