El Gobierno decidió responder a la decisión de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), que este lunes aprobó, en su congreso provincial desarrollado en Concepeción del Uruguay, rechazar la tercera oferta salarial y aplicar tres días de paro, y anunció que descontará los días no trabajados.

Agmer, el mayor sindicato del sector, rechazó la última oferta salarial del Poder Ejecutivo, un 15% para 2018, más un 1,3% de cláusula gatillo de 2017, y dispuso un paro de 24 horas para este miércoles 14, más una huelga de 48 horas para miércoles 21 y jueves 22, supeditada esta última medida de fuerza a la presentación de una cuarta oferta salarial antes del lunes 19.

La tercera oferta salarial que presentó el Poder Ejecutivo, el miércoles 7 del actual, supone una suba de 9,3 % en marzo, que incluye el 1,3 % (pendiente de 2017) retroactivo a enero, y un 7 % más para agosto. Además se sostiene la decisión de rever la suba en caso de que la inflación supere esas cifras.

Pero frente al rechazo de Agmer, el Gobierno entrerriano expresó su desazón ante tal resolución que, dijo, supone un corte “de manera unilateral el diálogo que se estaba llevando adelante”.

“Hemos pedido que las negociaciones se realicen con los chicos en las aulas, y no fue una solicitud caprichosa, sino que lo entendíamos como una de las condiciones para que llegar a un acuerdo salarial que contemple las necesidades de nuestros maestros y la capacidad real de la provincia para afrontarlas”, señaló el Gobierno.

Y agregó: “Hicimos tres propuestas superadoras atendiendo las solicitudes de los gremios, y ratificamos nuestro compromiso de revisar el incremento si la inflación superaba nuestra oferta salarial”.

“Realizamos la máxima oferta posible y propusimos, al igual que el año pasado, la alternativa de revisar y actualizar los salarios nuevamente si el índice inflacionario superara el 15 % previsto. El aumento propuesto significaba 2.500 millones de pesos más en la masa salarial docente”, indicó el Gobierno, y adelantó que “nos vemos obligados a anunciar que los días no trabajados a raíz de las medidas de fuerza serán descontados”.

“Hemos logrado con gran esfuerzo comenzar a equilibrar las cuentas de la provincia sin despedir a un solo trabajador, y podemos pagar los sueldos durante la primera semana que cada mes. Y no es fruto de la casualidad. Es nuestra obligación cuidar los recursos de todos los entrerrianos”, señaló el Ejecutivo.

“Es lo que podemos dar -añadió-. No estamos perjudicando los salarios. Ofrecimos un aumento y ratificamos que al momento de superar ese incremento el índice inflacionario se va a reconocer en más lo que el trabajador deje de percibir. Es decir, el salario de nuestros trabajadores, estará protegido de la inflación. Sin embargo, en plena negociación, la decisión de AGMER es una medida de fuerza que dejará nuevamente a los chicos de la educación pública fuera de las aulas.”

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.