La intervención del vicegobernador Adán Bahl permitió este lunes destrabar el conflicto entre los padres de chicos con discapacidad y el Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper) que en 2018 amenazaba con agravarse.

La obra social provincial habían incurrido en severos atrasos a lo largo de 2017 en el pago a proveedores y en los sistemas de derivación, y este año, el Programa Integral de Discapacidad (PIDI) se perfilaba con mayor angustia para los padres, al extender de 6 a 8 meses el plazo para el pago de las prestaciones, según Fernando Sibulofsky, del grupo de padres con hijos con capacidades diferentes.

El martes 2 de enero, el presidente de Iosper, Fernando Cañete, respondió en forma pública a los planteos que venían haciendo los padres por esos atrasos. Dijo que la obra social “cumple con la ley y garantiza los beneficios a afiliados discapacitados”, pero advirtió que no aceptará aprietes políticos que desvirtúen los reclamos. “El esfuerzo que realiza Iosper para cumplir con la normativa vigente es inmenso, ya que debe hacerlo con recursos propios, sin recibir asistencia extra; no aceptaremos jugadas deshonestas para beneficios personales que desvirtúen los reclamos”, aseguró.

Fue la respuesta a la serie de pedidos de reunión de parte de los padres. Hasta entonces, los padres sólo se habían podido entrevistar con los gerentes de prestaciones, Sergio Elizar, y de administración, Arnoldo Schmidt. Con Cañete recién pudieron encontrarse este lunes, en la Vicegobernación. “Hoy nos recibió por primera vez el presidente del Iosper -expresó Sibulofsky-, en presencia de Bahl, que hizo de intermediario. Quedó claro que hay atrasos, y Cañete pidió disculpas por haber dicho que el reclamo era político. Se hizo cargo de los atrasos. Y prometió que ahora se van a pagar las prestaciones a mes vencido, y también se van a poner al día con las derivaciones, y logramos que en vez de 6 órdenes de consulta al año, nos entreguen 12”.

Además, Iosper firmará un acuerdo prestacional con el Hospital de la Baxada Teresa Ratto para brindar cobertura en neurología, un servicio que hoy está cortado en la obra social.

Todo eso quedará plasmado en un acta acuerdo que se firmará este jueves, a las 9, en la sede de Iosper.

Durante el encuentro, Bahl sostuvo su preocupación por la situación planteada, pero también se mostró interesado por las finanzas del Isoper. “Hemos dado pasos hacia adelante porque cada uno de los puntos del documento tiene respuesta”, dijo, y agregó que “tenemos una obra social abierta que puede dar todas las respuestas”.

A través de un petitorio, que se constituyó en la herramienta de trabajo durante la reunión, los familiares reclamaban el retraso el pago de reintegros de los profesionales que atienden a sus hijos, acción que pone en riesgo la continuidad de los tratamientos; la desactualización de los valores de las prestaciones, la cobertura integral en neurología, laboratorios y medicamentos; la agilización de trámites de orden administrativo y/ o burocráticos; en coincidencia con este último punto, solicitan se revea los mecanismos de comunicación entre los afiliados y los miembros del directorio y empleados de los programas especiales y ampliar el cupo de órdenes y el costo del coseguro de consultas.

Desde Iosper anunciaron que este viernes quedarán canceladas todas las liquidaciones al 30 de noviembre y la rápida normalización de los meses siguientes. En relación a la desactualización de los montos abonados a los equipos interdisciplinarios que trabajan con los niños, Cañete aclaró que la obra social ajusta los aranceles según lo establecido por la Superintendencia de Servicios de Salud que depende del Ministerio de Salud de la Nación.

Asimismo se acordó la conformación de una mesa de trabajo que será integrada por la gerencia prestacional, integrantes de programas y los padres a fin de detectar y agilizar aquellos trámites administrativos que complejizan la diaria tarea de los familiares. En otro orden se adelantó que se duplica el número de órdenes de consulta disponibles para los afiliados con discapacidad y se deja sin efecto el cobro de coseguros.
A modo de anuncio, Cañete dijo que se creará un programa de seguimiento y apoyo de familiares de personas con discapacidad. El programa estará compuesto por un equipo interdisciplinario y servirá para establecer una comunicación fluida con quienes atraviesan situaciones más complejas y por otro lado y aunque fuera de temario, el funcionario expresó que se trabaja en la articulación de la obra social con el Consejo General de Educación por los docentes orientadores integradores.
El presidente de Iosper aseguró que “reconocimos las demoras y trajimos soluciones y respuestas a los reclamos”.
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.