El tránsito en la ciudad ha tomado como regla el estacionamiento en doble fila. No importa el lugar, no importa el modo, no importan los controles, importa la comodidad. El frente de las escuelas es el territorio más corriente para esta infracción que, con el tiempo, se ha vuelto norma. Los autos quedan estacionados en doble fila, a veces con las balizas encendidas, a veces sin ninguna señal. Pero eso no sólo ocurre en las escuelas. La ciudad se ha convertido en terreno exploratorio para nuevas formas de estacionamiento.

 

 
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.