El encuentro previsto para este martes, a las 9, en el Salón de los Gobernadores de Casa de Gobierno entre el Poder Ejecutivo y los cuatro sindicatos docentes fue suspendido.

La decisión se adoptó en función de lo resuelto el viernes 5, en Ibicuy, con lo resuelto por el congreso provincial de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), que decidió aplicar un ultimatum al Gobierno: de no haber oferta salarial en la reunión de este martes, irían al paro miércoles y jueves.

Con la suspensión del encuentro gremios/Gobierno, entonces, la medida de fuerza queda automáticamente confirmada por lo que esta semana habrá 48 horas de paro en las escuelas de la provincia: miércoles 11 y jueves 12.

El último congreso de Agmer -el mayor sindicato del sector- exigió el otorgamiento de un aumento salarial “acorde a la inflación” de septiembre, y de no darse respuesta a esa petición, el gremio aplicará un paro de 48 horas los días miércoles 10 y jueves 11. Un tercer día de paro se aplicaría el 18 de octubre.

El congreso del sindicato resolvió exigir al Gobierno:

1) aumento salarial acorde a la inflación del mes de septiembre de 2018;

2) devolución “inmediata” de los 5 días descontados por ejercer el derecho de huelga por planilla complementaria;

3) actualización del Código 029 tomando como referencia el valor del combustible;

4) convocatoria para revisión y monitoreo del índice de inflación y del salario los primeros días del mes de noviembre.

“En caso de que no se cumpla con todos los puntos exigidos efectivizar un paro de 48 horas los días 10 y 11 de octubre y otro de 24 horas el 18 de octubre”, adelantó el sindicato.

En ese contexto de presión, el Gobierno decidió desactivar la convocatoria de este martes. Frente a esa novedad, esta tarde, a las 18, Agmer convocó a su conducción provincial a una reunión de urgencia para analizar los pasos a seguir.

“En este contexto, el paro de 48 horas queda confirmado”, dijo una fuente del sindicato.

Desde el Gobierno, rechazaron el ultimatum.

 “No podemos dialogar bajo métodos coercitivos. La respuesta a nuestra convocatoria fue la amenaza de una medida de fuerza de 72 horas si no cumplimos con cada una de las exigencias establecidas por la dirigencia gremial”, dijo al respecto la presidenta del Consejo General de Educación (CGE), Marta Landó.

 “Con lo cual, tal como lo prevé la ley vigente, será la Secretaría de Trabajo la que oportunamente reúna a los miembros paritarios. Lamentamos profundamente la actitud de Agmer. Pero el diálogo no es coerción”, dijo la funcionaria.

 “Nuestra prioridad son los chicos en la escuela y hemos actuado siempre de buena fe. No somos responsables, al igual que nuestros docentes, de las variables de la macroeconomía y de los índices inflacionarios que golpean los bolsillos de los trabajadores. Pero la respuesta a nuestra invitación fue una amenaza de medidas de fuerza”, expresó Landó.

 “Nuestra actitud es clara, franca y sincera. Ratificamos nuestro absoluto respeto al derecho a huelga, pero del mismo modo hacemos saber que los días no trabajados serán descontados en base a la definición de la Organización Internacional del Trabajo”, dejó en claro la titular de la cartera educativa.

El Gobierno convocará directamente a paritarias a través de la Secretaría de Trabajo, una vía que ya fracasó a comienzos de año, cuando el acuerdo paritario salarial, que fijó una pauta anual del 19%, en tres tramos, terminó acordándose en el marco de una conciliación obligatoria dictada por un juez laboral. En septiembre último, el Ejecutivo sumó un 3%, y así el índice anual quedó en el 22%.

Foto: La Lucha en la Calle

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.