El psicólogo Pablo Liendo tomó una decisión de pocos: donó los honorarios que le reguló la Justicia por su trabajo como perito en una causa civil  por un accidente de tránsito y los donó a la propia Justicia para que, dice, “tenga a bien instrumentar las medidas que estime pertinentes para que los mismos sean donados a la Asociación de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial de Entre Ríos”.

“Motiva mi pedido el haber observado la creciente valoración de los magistrados entrerrianos del trabajo interdisciplinario que requiere la Justicia moderna y considero que mi aporte contribuirá de manera significativa a todos los esfuerzos de capacitación y promoción que esa institución realiza en pos de lograr la dignificación de todos los actores que colaboran con tales fines”, dice la nota que presentó Liendo a la titular del Juzgado Civil y Comercial N° 2 de Paraná Gabriela Sione.

El profesional se encargó de contar la situación a través de su muro de Facebook.

“Hace más de diez años, como perito oficial (sin ser empleado de tribunales) hice una pericia psicológica por un accidente de tránsito. Me llegó la regulación de honorarios… 250 pesos… De casualidad no fueron Australes. Luego de la indignación, decidí donar el monto a la Asociación de Magistrados de Entre Ríos para que destinen el dinero a capacitar a los jueces a ver si dejan de hacer barbaridades. No creo que alcance para mucho. Pero la intención está… Quiero agradecer también al Colegio de Psicoanalistas de Entre Ríos. Sin su respaldo no sería posible que nos garquen de esta manera. Gracias colegas!!”

Una fuente de la Justicia consultada por a Entre Ríos Ahora le dio la razón a Liendo. “Es así como lo cuenta. No saben trabajar en la interdisciplina.  Es más, se quedaron en la multidisciplina de principios de siglo -contó-. Esto pone en evidencia el trabajo de la Justicia en el sentido de que los jueces a veces no valoran el trabajo de otros profesionales. Aunque en mi opinión, la nota no debió dirigirla a la jueza sino a la propia Asociación de Magistrados”.

En diálogo con Entre Ríos Ahora, Liendo se explayó y contó: “Yo me anoté para actuar como perito en causas judiciales hace como quince años. Esta es una de las primeras pericias que hice. Y recién ahora me llega la regulación de honorarios. He hecho miles de pericias, y nunca las cobras. Eso es lo que pasa. Y cuando las cobras, son miseria. Los tipos de la Justicia se burlan de nosotros”.

-¿Por qué se da esa situación?

-Me parece que hay un prejuicio sobre determinadas profesiones. Por ejemplo, el médico siempre va a cobrar más, y el psicólogo queda para lo último. Además, no hay consideración hacia el trabajo del psicólogo como perito. A los jueces mucho no les importa lo que opinamos. Un psicólogo hace un informe negativo para que un preso no sea puesto en libertad, y no se considera. Para el juez, además, lo informes de los peritos no son vinculantes.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.