Durante el fin de semana, operarios del gobierno de la ciudad desarrollaron tareas de colocación de los módulos con luces y de los tableros, y su conexión hacia la red de cableado para la alimentación energética, en el marco de la obra ampliación de la avenida Don Bosco, nuevo alumbrado público e instrumentación de una onda verde para la circulación vehicular.

La tarea es ejecutada por la empresa adjudicataria de la licitación pública, complementaria a la obra de ensanche de la calzada de circulación ya concretada y habilitada. Consistió en la finalización de la colocación de todo el equipamiento y aparatología de las nuevas estructuras semafóricas que se instalaron a lo largo de todo el tramo intervenido, entre Circunvalación y avenida Francisco Ramírez.

A lo largo de esa extensión, se duplicó la cantidad de intersecciones con semáforos –se agregaron por ejemplo en calles 3 de Febrero, Soler, Ayacucho, Los Constituyentes–, y a su vez se incorporaron semáforos peatonales.

Tras las tareas del fin de semana, las nuevas estructuras quedaron encendidas con luces intermitentes, hasta tanto se realicen las tareas técnicas que permitan la coordinación de los aparatos para la habilitación de una onda verde en la avenida. En ese sentido, faltan también algunos detalles de la alimentación energética de los circuitos eléctricos y de comunicación.

Por otra parte, ya están colocadas todas las nuevas estructuras que permitirán dotar de un nuevo sistema lumínico a esa vía troncal entre el centro y el este de la ciudad. Ya está habilitado el nuevo alumbrado público en entre Circunvalación y José Rondeau, mientras que en otros sectores aún permanece el viejo sistema.

Durante estos días se trabajó en la conexión del cableado a la nueva red.

En ambos casos, tanto semaforización como luminarias, la tarea de la empresa se lleva adelante en coordinación con Alumbrado Público de la Municipalidad. Ambas intervenciones son supervisadas por la Subsecretaría de Infraestructura Urbana.