“Creo que las preguntas del Operativo Aprender 2018 han sido simplemente si se han hablado de una serie de temas, pidiendo una respuesta por si o no, tratándose de una serie de consultas que se les hace a los alumnos para ver si han sido abordadas estas cuestiones o no en la escuela. En principio no me parece un desatino, sino todo lo contrario, porque son los mismos chicos los que manifiestan sus intereses y, orientándonos con el debido cuidado, podemos avanzar en encarar el necesario abordaje institucional que indica la normativa vigente”.

De ese modo, Héctor de la Fuente, director de Educación de Gualeguaychú, le respondió al documento de los tres obispos de Entre Ríos, que entendieron como una “intromisión” del Estado las preguntas que se realizaron durante el operativo de evaluación Aprender, que se realizó el viernes 19 de octubre, y que abarcó a los alumnos de sexto grado de todas las escuelas del país, públicas y privadas. En particular, a la jerarquía eclesiástica incomodó que se haya preguntado a los estudiantes sobre educación sexual.

“Como representantes del Consejo Provincial de Educación Católica de la provincia de Entre Ríos, consideramos inaceptable esta intromisión que contradice abiertamente la gradualidad y el enfoque que plantean los planes de Educación Sexual Integral de nuestras escuelas, en el marco de los Idearios institucionales”, dijeron los obispos de la provincia, Juan Alberto Puiggari (Paraná); Luis Collazuol, de Concordia; y Héctor Zordán, Gualeguaychú.

La crítica estuvo dirigida hacia el ítem 28 del cuestionario del tercer Operativo Aprender 2018, llevado a cabo durante el mes de octubre.

En relación al tema, el titular de la Departamental de Escuelas de Gualeguaychú, Héctor De la Fuente, se refirió “con todo respeto a los señores obispos”, considerando “que a la Iglesia tiene una postura que siempre manifiesta preocupación con el trabajo en este tipo de temáticas. Creo que las preguntas del Operativo Aprender 2018 han sido simplemente si se han hablado de una serie de temas, pidiendo una respuesta por si o no, tratándose de una serie de consultas que se les hace a los alumnos para ver si han sido abordadas estas cuestiones o no en la escuela. En principio no me parece un desatino, sino todo lo contrario, porque son los mismos chicos los que manifiestan sus intereses y, orientándonos con el debido cuidado, podemos avanzar en encarar el necesario abordaje institucional que indica la normativa vigente”.

“Para esto hay diferentes capacitaciones y hay personas que se han profesionalizado en ESI para poder trabajar en las distintas capacitaciones educativas, todo dentro de la norma que se encuentra en vigencia desde el año 2006”, sumó De la Fuente refiriéndose a la Ley 26.150 de Educación Sexual Integral (ESI).

“Creo que es pertinente hacer este tipo de consultas. Si nos remitimos a lo jurídico y al respeto por las leyes, lo que se está haciendo es conocer si se estaba respetando la legislación vigente. Lógicamente el cómo se abordan estos temas es una cuestión a debatir, creo que lo que pasa con la educación sexual en muchos casos es que se la relaciona directamente con lo genital, cuando en realidad tiene que ver también con otras cuestiones, la interrelación entre las personas,la salud, etc”, opinó el funcionario.

“Muchas veces por no tratar algunas temáticas perdemos la posibilidad de ayudar o detectar situaciones que requieren de un abordaje. En Gualeguaychú contamos con experiencias concretas sobre como en talleres orientados por la ESI, detectamos en nuestras instituciones educativas situaciones de abuso que hemos podido luego atender. Gracias a estos talleres adolescentes que han atravesado o que atraviesan por situaciones de abuso sexual, se han podido acercar a personas de confianza y expresar lo que sienten. Así se ha podido intervenir en cuestiones que, de no ser por los talleres de ESI, permanecerían ocultas”, aseguró De la Fuente.

Y continuó: “Cuando surgió el tema de la despenalización del aborto, la propia comunidad pedía que se cristalice el debate y que hubiera mayor acceso a educación sexual; esto lo sostenían quienes estaban a favor y quienes estaban en contra. Ahora no podemos caer en la contradicción de no dar más educación sexual integral porque cayó el proyecto de ley que planteaba la legalización del aborto”.

“Cuando se creó la ley en 2006 fue muy difícil, no se podía ni hablar del tema; aún hoy parece que estamos en dificultades para hablar estas cuestiones. Para mi el punto no es dejar de hablar sino de ver como podemos hacerlo. Es en este sentido que creo que la Iglesia debe adecuarse a los cambios que reclama la sociedad”, consideró el profesor.

¿Ideología de género?

“Una cosa es hablar de perspectiva de género y otra muy distinta es lo que se llama la ideología de género. La ley lo que plantea es una perspectiva de género, que nos va a llevar mucho tiempo como sociedad poder profundizar y que requiere que la Iglesia de un paso al frente con este tema”, sostuvo.

“Aquí en Gualeguaychú tenemos la particularidad de tener institutos formadores de docentes dependientes de la Diósesis, y escuelas confesionales, las cuales han hecho talleres acordes a la legislación para trabajar estos temas” contó De la Fuente, aunque aclaró que “ellos han determinado quienes lo hacen y el temario, pero siempre acorde a la legislación vigente”.

“Creo que hay un reclamo muy fuerte de la propia sociedad para abordar estos temas y para adquirir nuevas herramientas. Lo peor que podemos hacer es negarlo, creo que no hay que tener temor de avanzar”, dijo De la Fuente a la vez que reveló hacia el final de la nota que “mañana nos reuniremos todos los directores departamentales de Entre Ríos y tengo entendido que en el temario se encuentra el abordaje de la ESI con los especialistas del Consejo General de Educación (CGE), que coordinan con Nación”.

 

 

 

Fuente: Reporte 2820