¿Qué hace la escuela secundaria en la provincia ante la situaciones de acoso u hostigamiento en las redes sociales que se dan entre sus alumnos?

Solamente un 35% de los rectores afirma que la escuela “tiene herramientas” para afrontar ese tipo de situaciones, pero la gran mayoría, el 65%, hace agua ante conflictos de esa naturaleza.

 

El dato surge del último operativo de evaluación Aprender, que se realizó en 2017 en todo el país, y cuyos resultados están saliendo a la luz.

Sin embargo, el 99% de los rectores afirma que su escuela cuenta con los acuerdos escolares de convivencia, que, en teoría, son el vehículo para canalizar los conflictos y encontrar una solución puertas adentro. El 97% da cuenta que los conflictos se superan con la intervención y participación de alumnos, profesores y directivos.

Solamente un 55% de las escuelas secundarias de Entre Ríos relevadas en el Aprender 2017 indica que da intervención a un  gabinete psicopedagógico para trabajar los problemas de violencia escolar, y apenas un 28% indica que, ante un conflicto, adopta medidas punitivas, como suspensiones o amonestaciones.

El operativo Aprender no sólo relevó el rendimiento de los estudiantes, sino también consultó a estudiantes y profesores sobre el “clima escolar”, y en particular las situaciones de bullying.

El dato significativo respecto de Entre Ríos es que un 19% de los estudiantes utiliza las redes sociales para insultar, ofender o amenazar a sus compañeros. El 60% admite que ello ocurre “pocas veces”. En cambio, cuando se trata de agredir al profesor, un 27% manifestó que ello ocurre “pocas veces”; el 72% dijo que no ocurre “nunca”.

A nivel país, según surge de esa evaluación, 6 de cada 10 estudiantes de la secundaria (63%) dijeron haber presenciado escenas de “discriminación por alguna característica personal o familiar, ya sea religión, orientación sexual, nacionalidad, etnia o características físicas”. Esta misma pregunta se realizó a los estudiantes de escuelas primarias, donde el porcentaje que respondió haber presenciado situaciones de discriminación baja al 55 por ciento.

Esta mayor frecuencia de hechos violentos en la escuela secundaria que en la primaria se da, además de en la identificación de discriminación, en los insultos entre compañeros, agresiones por redes sociales, maltrato a docentes y daños en la infraestructura escolar. Las únicas dos situaciones que se dan con mayor frecuencia en la escuela primaria son “molestar a los que les va mal o repitieron” y “molestar a los que se sacan buenas notas”, según una lectura que hizo el sitio chequeado.com de las cifras nacionales.

La misma pregunta sobre discriminación también fue respondida por directivos de las escuelas secundarias, quienes identificaron una menor frecuencia que los estudiantes. Mientras que un 12% de los alumnos respondió que “siempre” suceden estas discriminaciones, el porcentaje baja al 0% en los directivos. Igualmente, un 62% de los directores respondió que estos hechos suceden en alguna medida, similar al porcentaje de los estudiantes.

Además, poco más de la mitad de los estudiantes secundarios (54%) respondieron que entre ellos se insultan, amenazan o agreden por redes sociales con algún tipo de frecuencia. Este mecanismo fue identificado por un 82% de los directores, aunque sólo un 35% de los directivos consideró que la institución cuenta con herramientas para afrontar situaciones de acoso u hostigamiento a través de redes sociales.

Estos datos que brindó la evaluación Aprender son similares a los que informó Unicef Argentina en 2011. Según su estudio, el 66% de los alumnos presenció situaciones de humillación entre ellos mismos, mientras que el 23% estuvo preocupado por resultar víctima de tal situación.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.