La Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), el mayor sindicato docente de la provincia, ya le anticipó este martes al Gobierno que el conflicto salarial podría entorpecer el normal inicio del ciclo lectivo 2018 en la provincia a partir del próximo lunes 5 de marzo.

La segunda propuesta salarial que presentó el Poder Ejecutivo -con leves cambios sobre la primera oferta que se conoció el jueves 22, un 15% en tres tramos, más un 1,3% de cláusula gatillo- fue rechazada por Agmer que, de ese modo se encamina a ratificar el mandato votado en el congreso provincial del 20 de diciembre en Gualeguay: esa vez los delegados sindicales aprobaron facultar a la comisión directiva provincial, que encabeza Marcelo Pagani,  a adoptar “las medidas tendientes a organizar las estrategias de lucha del colectivo docente, incluyendo entre ellas la posibilidad de no iniciar el ciclo lectivo 2018, en caso de que no haya una propuesta salarial que responda a las necesidades de los docentes”.

A ese panorama se sumó el pronunciamiento de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera), que integra Agmer, que este martes advirtió sobre el no inicio del ciclo lectivo en varias provincias.  “Queremos decirle al Gobierno Nacional y a los gobiernos provinciales que todavía quedan unos días para poder resolver la situación docente. Tienen que mejorar por una lado las propuestas provinciales, ya que se ha impuesto un techo del 15 % en tres cuotas en la mayoría de las jurisdicciones, en algunas menos aún, y que el gobierno tiene tiempo todavía, si tiene la decisión política, de destrabar este conflicto y de convocarnos a nivel nacional y a nivel provincial para mejorar estas propuestas”, advirtió Ctera.

Aquí, Agmer citó a su congreso para el sábado 3 de marzo, en Colón. De allí saldrá la respuesta a la propuesta salarial que, de igual modo, ya tiene un primer rechazo de la conducción provincial.

El oficialismo de Agmer tiene mayoría de congresales para imponer su postura en el congreso ya que cuenta como aliada a la estratégica seccional Concordia.

Las últimas eleccinoes sindicales dejaron un panorama favorable hacia la Lista Integración.

El escrutinio definitivo de la elección en Agmer, que tuvo lugar el jueves 2 de noviembre, dejó un resultado que alejó todavía más a la oficialista Lista Integración por un Agmer de Todos de la opositora Agrupación Rojo y Negro a nivel provincial: en 2014, cuando Fabián Peccín se impuso a Roque Santana, la diferencia fue de 497 votos a favor del oficialismo. Ahora, esa diferencia se estiró hasta los 1.873 votos, según el conteo oficial final.

La Integración se alzó con 7.723 votos (57%) en tanto que la Rojo y Negro consiguió 5.850 (43%).

Los  Rojo y Negro retuvieron la conducción en las cinco seccionales que ya tenían: Paraná, Nogoyá, Villaguay, Tala y Federación.  Pero los de Integración sumaron Concordia, donde se impuso, otra vez, la Isauro Vivo, exaliada Rojo y Negro, ahora en las huestes de Integración. La Integración retuvo sus nueve seccionales, y sumó con aliada estratégica a Concordia, mientras que Federal (Ñandubay) y Victoria (Lista Blanca) se mantuvieron hegemonizadas por agrupaciones departamentales.

El cómputo final provincial consagró a Marcelo Pagani, de Integración, como nuevo secretario general de Agmer para el período 2018/2020.

Un escenario clave en el que las agrupaciones mayoritarias medirán fuerzas serán los congresos de Agmer. La Rojo y Negro tuvo un repunte y ganó congresales: de tener el 33% del total de congresales pasó a contar con el 37%. Pero la Integración sigue teniendo posición dominante.

Los afiliados de Agmer suman 30.874. Y los congresales, 126, repartidos así: Integración por un Agmer de Todos más la aliada Isauro Vive, de Concordia, tiene 66 congresales; el resto de las agrupaciones, con la Rojo y Negro a la cabeza, 60.

De esos 60, 47 son Rojo y Negro, y 13 se dividen entre Ñandubay, Lista Blanca y la Agrupación Fuentealba.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.