El título tiene un anclaje en la cosa nostra.
Se llama “El Clan”. Y un subtítulo: “La familia que se apropió del Estado. Negocios, corrupción y falsedad ideológica”.
La foto es la del pater familias, Sergio Daniel Urribarri, dos veces gobernador de la provincia, que concluyó su segundo mandato el 10 de diciembre de 2015, que ahora es presidente de la Cámara de Diputados, y que tras su paso por la gestión pública cosechó en la Justicia cuatro causas.
La principal, por enriquecimiento ilícito.

clan

El autor de “El Clan” es el periodista Daniel Enz.
El libro sale a la venta la próxima semana, y este miércoles, la revista “Análisis” publicará un adelanto. “No fue un trabajo fácil y creo que servirá para tratar de entender un poco lo que nos pasó en la provincia en los últimos años”, dice Enz sobre un trabajo que consta de 18 capítulos y 445 páginas, con prólogo del periodista Nicolás Wiñazki.
El 16 de diciembre de 2012, Enz publicó en “Análisis” la primera de una serie de notas que dieron cuenta sobre el boom económico y patrimonial del exgobernador.
“La familia de la década ganada”, fue el título, y allí contó: “La familia del ahora exgobernador Sergio Urribarri pasó a ser millonaria en los últimos ocho años. Tienen amplias propiedades en Concordia, Paraná y Capital Federal; predios de fin de semana en Salto Grande y en lugares paradisíacos concordienses y se manejan con dineros públicos como nadie lo hizo en estos últimos 12 años. En la familia aparecen sociedades (Bruno Urribarri hizo una con Fernando Cavenaghi, por ejemplo) y negocios con el Estado”.

“Ahora son una nueva familia millonaria, donde abundan altas cifras de dinero para el manejo diario, inversiones en Concordia, Paraná o Capital Federal y la continuidad en el manejo del poder en no pocas estructuras. Urribarri se fue de la Gobernación, pero colocó a parte de su familia en lugares claves: el Ministerio de Gobierno, Diputados y el Senado entrerriano, como así también a ´amigos personales´ en otros organismos clave”, reveló Enz.

La nota dio lugar a la presentación de una denuncia por enriquecimiento, motorizada por los abugados Guillermo Mulet y Rubén Pagliotto, que no sólo incluyó a Urribarri, y a su familia, sino también a su cuñado, Juan Pablo Aguilera, ahora con otra causa a cuestas, por negociaciones incompatibles con la función pública a raíz de las contrataciones que hacía el Estado con su imprenta, Tep SRL.

¿Cómo se pretende probar el enriquecimiento?

Un camino podría ser a partir de las sociedades comerciales que constituyó Urribarri estando en la función pública.

Una de las firmas es Agro Premium S.A., que integran sus hermanos Jorge Guillermo Ramón Urribarri, Armando Arturo Urribarri y su hijo mayor Sergio Damián, ubicado en planta permanente del Senado provincial. La sede de de esa ciudad es calle Junín Junín 658, Piso 6o, Torre B, oficina A, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Cuatro años antes, en 2008, se asentó en esa sede la firma Kriptak Inc, que fuera comprada a dos punteras barriales de la provincia de Buenos Aires, que vivían del cobro de planes sociales.

Kriptax es los hijos del gobernador, Mauro Gabriel, ministro de Gobierno, y Sergio Damián, aunque luego se sumó también Bruno. El ingreso a la sociedad por parte del actual ministro de Gobierno de Entre Ríos, y de su hermano mayor, Sergio Damián, se produjo el 9 de octubre de 2008. La fecha de inscripción de Kriptax Inc ante la AFIP fue el 4 de agosto de 2008 y dos meses después pasó a manos de los hermanos Urribarri.

Kriptax Inc SA es todo un símbolo del modo cómo se constituían sociedades de un modo poco transparente.
Esa empresa la compró en 2008 la familia Urribarri a dos prestanombres domiciliadas en un villa miseria del Gran Buenos Aires, y que antes habían formado parte de las sociedades que luego pasaron a manos del condenado ex funcionario K Ricardo Jaime. Arrancó con un capital modesto 12 mil pesos, pero a poco de andar multiplicó ese capital hasta llevarlo a más de un millón de pesos, ya cuando la firma había pasado a manos de la familia del ex primer mandatario entrerriano.

La empresa, en la que el actual ministro de Gobierno, Mauro Gabriel Urribarri, ejerce el cargo de presidente, y su hermano mayor, Sergio Damián Urribarri, es director, fue fundada el 12 de agosto de 2008 por dos prestanombres: María Rosa Barraza (DNI 18.771.494) y Silvia Guallama (DNI 20.051.436), ambas argentinas solteras comerciantes domiciliadas en Mendoza 5640 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Entonces, el objeto de la sociedad era la “construcción, refacción y reciclado de inmuebles. Administración, arrendamiento, comercialización y explotación integral de inmuebles urbanos y rurales”, y el plazo de duración de la sociedad, con un capital de 12 mil pesos, se fijó en 99 años.

Pero a comienzos de octubre de 2008, Kriptax Inc SA ya era de la familia Urribarri, apenas meses de haber surgido la sociedad. “Por acta del 09/09/08 se designa Presidente a Mauro Gabriel Urribarri, y suplente, a Sergio Damián Urribarri por renuncias de María Rosa Barraza y Silvia Guallama. La sociedad fija domicilio legal en Junin 658 piso 6 Depto A Torre B, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Ya entonces cambió el objeto de la sociedad, que entonces se dedicó a las actividades agropecuarias y la explotación de establecimientos rurales en inmuebles propios o arrendados compra venta cría y engorde de ganado vacuno ovino porcino o equino. Siembra forestación y explotación de frigoríficos. Importación y exportación de ganado en pie o faenado, granos y maderas. Compra venta importación y/o exportación de fertilizantes plaguicidas y productos de uso veterinario”.

En enero de 2014, Kriptax Inc SA dio un salto de envergadura. Por asamblea societaria de los hermanos Urribarri, se decide elevar el capital social, que entonces se ubicó en 1.012.000 pesos, según escritura del 5 de mayo de ese año.

La existencia de esa sociedad se conoció aquí luego de que la revista “Análisis” revelara la fortuna del exgobernador Sergio Urribarri y su familia, información que pretendió ser rebatida por el actual presidente de la Cámara de Diputados con un dato que fue revelador.

“Informo que tenemos con mis hijos, desde el año 2007, una empresa bajo la figura jurídica de SA (sociedad anónima) que se dedica a la siembra de arroz y soja sobre inmuebles arrendados”, dijo Urribarri cuando se conoció la denuncia en su contra, aunque le erró en dos datos: la empresa fue adquirida por la familia del exgobernador en 2008, y él no figura, sino que oficialmente forman parte de la compañía dos de sus hijos.
Por esos caminos transitará “El Clan”.
Y para saber más, y cómo, habrá que esperar su salida a la calle.

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.