El cura Hubeimar Alberto Rua Alzate sabe que está siendo investigado. El primer dato que da cuenta de esa certeza es que cerró su perfil de la red social Facebook: ya no es más abierto a todo el mundo sino sólo a sus contactos, o “amigos”.

Entre Ríos Ahora fue el primer medio que reveló los abusos que cometió Rua Alzate en Lucas González -a 133 kilómetros de Paraná, en el departamento Nogoyá-, lugar al que fue destinado como vicario de la parroquia San Lucas Evangelista, en septiembre de 2012, por disposición del arzobispo Juan Alberto Puiggari.

“Enterados por algunos medios de comunicación de la denuncia contra un sacerdote realizada ante la Fiscalía de Nogoyá, expresamos nuestra voluntad de ponernos a disposición de la justicia, a fin de ofrecer toda la colaboración posible para el esclarecimiento de la verdad de los hechos denunciados y la aplicación de las leyes que correspondan”, dijo el arzobispado de Paraná este jueves. Fue después de que la Justicia pidiera colaboración para dar con el paradero del cura, que tiene un lazo jurídico con la ciudad: está incardinado en la diócesis.

“El sacerdote en cuestión es miembro de la Cruzada del Espíritu Santo, y la acusación se referiría al breve periodo de tiempo que pasó en la Arquidiócesis”, dice el texto oficial de la diócesis. No aclaró cuánto fue el tiempo que estuvo en Lucas González, después de haber sido designado, en 2012. Hubeimar Rua pertenece a la Asociación Clerical Cruzada del Espíritu Santo, igual que el cura Juan Diego Escobar Gaviria -ambos colombianos-, condenado el 6 de septiembre de 2017 a 25 años de cárcel por abuso y corrupción de menores en Lucas González, donde ambos compartieron residencia en la casa parroquial de San Lucas Evangelista.

En 2006, el entonces arzobispo Mario Maulión dispuso la incardinación de todos los integrantes de la Asociación Clerical Cruzada del Espíritu Santo. Desde entonces, Maulión comenzó a ejercer la función de “obispo benévolo” o “patrocinante” de ese movimiento religioso que todavía no consigue el permiso del Vaticano para desenvolverse como congregación.  Tras el retiro de Maulión, ahora, el obispo benévolo es Juan Alberto Puiggari.

Por esa situación, los curas de la Cruzada empezaron a llegar a Entre Ríos a partir de 2004 en adelante. Entre ellos, el actual superior de la Cruzada, Henry Wilson Echavarría, que cumplió funciones en la capilla del Instituto Cristo Redentor. Luego, lentamente fueron yéndose por distintos motivos. Escobar Gaviria fue designado por Maulión al frente de la Parroquia San Lucas Evangelista, de Lucas González, en el departamento Nogoyá, en 2005. Hubeimar Rua, en 2012, por Puiggari.

 

Uno, condenado;el otro, con causa penal abierta. Pero hay un tercero de la Cruzada, Leovigildo Escorcia, residente en la parroquia Don Bosco, de Paraná, que desde 2013 se convirtió en el representante de la congregación en Entre Ríos. Durante el juicio a Escobar Gaviria, en Gualeguay, en 2017, bastoneó a un grupo de personas que rezaba en la calle y defendía la inocencia del cura. De modo que Hubeimar está al corriente de los pormenores de su caso en la Justicia: la denuncia de un joven de 18 años que contó de qué modo fue corrompido por los dos curas de Lucas González cuando llegó como monaguillo, con 14 años.

Mariano Navarro, querellante en la causa, reveló que hay un interés manifiesto de la Justicia para conseguir la colaboración de la Iglesia de Paraná para dar con el paradero del sacerdote, cuyo paradero se desconoce. “Una vez más, la Iglesia esquiva su responsabilidad. Pero la verdad es otra, son parte de la Iglesia. La responsabilidad es de la Iglesia. Debió haber informado inmediatamente sobre el paradero. Pero ya nos tienen acostumbrado a este tipo de actitudes”, sostuvo.

“No colaboran para nada, a pesar de lo que dijeron en el comunicado“, entendió. “Vamos a impulsar un nuevo pedido de colaboración a la Iglesia -sostuvo Navarro-. No vemos que colaboren para nada. Vamos a advertir en caso de que nos oculten información a que se atengan a las consecuencias”.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.