El actual párroco de Oro Verde, el sacerdote Alfredo Nicola, es el único miembro del clero paranaense citado por la defensa del cura Juan Diego Escobar Gaviria como testigo en el juicio oral y público que se iniciará el próximo 22 de agosto, en Gualeguay.

Se trata del primer proceso que se hará en la Justicia entrerriana contra un miembro de la Iglesia Católica por pedofilia. Escobar Gaviria tiene cuatro denuncias en su contra y pasó de ser el cura sanador más renombrado a ser el primero de los suyos en ir a parar a la cárcel mientras la Justicia decide su suerte.

El cura Juan Diego Escobar Gaviria estará sentado en el banquillo de los acusados a partir del próximo 22 de agosto.

Ese día, a las 9, se iniciará el juicio en su contra por cuatro denuncias por pedofilia, en el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay.

Las audiencias se extenderán los días 23, 24, 25 y 28 de agosto. Será juzgado por un tribunal que componen los jueces María Angélica Pivas, Darío Crespo y Javier Cadenas.

El sacerdote fue párroco de San Lucas Evangelista, de Lucas González, departamento Nogoyá, entre 2005 y finales de octubre de 2016 cuando suspendido por la Iglesia tras el inicio de la investigación judicial. Desde entonces, está alejado de la vida pública eclesiástica y tiene prohibido oficiar misas.

Desde el 21 de abril está encarcelado en la Unidad Penal de Victoria, y en esa situación seguirá al menos hasta el próximo 28 de agosto, cuando se prevé la finalización de las audiencias en el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay.

Escobar Gaviria tiene cuatro denuncias por abuso –tres casos de corrupción agravada, uno de abuso sexual agravados todos por la condición del abusador, sacerdote.

La defensa de Escobar Gaviria, a cargo de los abogados Milton Ramón Urrutia, Juan Pablo Temón y María Alejandra Pérez, presentó una lista de 10 testigos.
Se destaca entre ellos el cura párro de Oro Verde, Alfredo Nicola, que fue el primero que lo alojó cuando debió abandonar Lucas González, en los primeros días del mes de noviembre de 2016.

También están entre los testigos de la defensa del sacerdote acusado de pedofilia el hijo del actual intendente de Lucas González, Luis Hanemann, el abogado Leandro Hanemann.

A ellos, se suman las siguientes personas: Lorena Vanina Lalanda, secretaria de la parroquia San Lucas Evangelista, de Lucas González, a donde estuvo destinado Escobar Gaviria entre 2015 y octubre de 2016, el lugar que se presume fue escenario de los abusos a menores.
Gabriela Dalila Delgado, personal de limpieza del templo parroquial.
María Luciana Gaztelumendi, tesorera de la Parraquia San Lucas Evangelista, y una de las laderas del cura Escobar Gaviria.

Otro tesorero del templo, César Ricardo Rodríguez, también ha sido citado como testigo por la defensa.

También, Ángela Jesús Enrique; Lucrecia Gladys Begnis Folguera; la psicóloga María Paula Barbagelata, de Paraná, citada “para que deponga sobre las pericias y/o entrevista practicadas conforme su ciencia en la materia”. También la psicóloga Imelda Villa, “para que deponga sobre las pericias y/o entrevista practicadas conforme su ciencia en la materia”.

El 26 de abril, cuando se presentó el pedido de elevación de la causa a juicio, los fiscales Federico Uriburu y Rodrigo Molina calificaron los delitos que se le endilgan a Escobar Gaviria como “corrupción de menores agravada por la condición de guardador (tres hechos) y abuso sexual simple agravado (un hecho)” y sostuvieron que conforme la investigación penal preparatoria, “existen elementos suficientes para sostener que los hechos enrostrados al imputado, tuvieron lugar en las circunstancias de tiempo, modo y lugar consignadas en las diversas imputaciones y que la autoría material y responsable del mismo se corresponde con el accionar del incurso Escobar Gaviria”.

Y conforme a ese razonamiento pidieron la aplicación de una pena de 25 años de prisión.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.