El sacerdote Fabián Castro se involucró en una polémica que, desde el vamos, lo excedió: la situación del clero paranaense, las denuncias de pedofilia, la desatención al voto de castidad en algunos sacerdotes y los silencios que rodea a las decisiones que toma o posterga la cúpula de la Iglesia en estos asuntos.
En su blog, www.padrefabian.com.ar, Castro pretendió responder a los cuestionamientos hechos por miembros del clero a la conducción del arzobispo Juan Alberto Puiggari, pero lo hizo desde un costado mezquino: censuró las respuestas que tuvo de sus pares José Dumoulin y Leonardo Tovar.
Entre Ríos Ahora ya publicó las respuestas de Dumoulin y Tovar que Castro no publicó (http://entreriosahora.com/el-sacerdote-que-no-escucho-al-obispo-y-desato-un-escandalo/.)
Acá, Dumoulin sigue la discusión:

 

De eso no se habla

Por José Dumoulin (*)

 

¿Por qué el padre Fabián Castro se transformó de repente en vocero del obispo?
No dice de los cargos y horas cátedra irregulares que se cobraban en el Seminario y en el Instituto Fons Vitae, que funciona en la UCA.
Allí, literalmente se mentía sobre la matrícula y planes de estudio para que el Estado siguiera pagando los cargos y horas cátedra que muchos sacerdotes cobraban y los institutos se quedaban con esos sobrantes.
Creo que con respecto a este tema es urgente una reforma eclesial.
Tiene que darse de manera urgente la separación entre Iglesia y Estado.
No más capellanías que sirven para engordar curas.
Y hasta se pelean y obligan a los obispos a que no se las saquen para que puedan pagar sus autos 0 km.
Tampoco el padre Castro menciona a los otros casos de abusos que son más que los conocidos públicamente.
El caso de M. C. E.
Y otros más, que se han escondido bajo la protección eclesial.
La presencia infaltable del alcohol. Y muchos otros temas que son para la reflexión. Pero de esto no se habla.

(*) Expárroco de Santa Rosa de Lima, de Villaguay.