El 10 de julio de 2015, la jueza Susana María Paola Firpo dispuso el procesamiento del cura Justo José Ilarraz en la causa por los abusos en el Seminario.

Pero luego de esa decisión de Firpo sobrevino la apelación de la defensa.

En abril de 2016, la Justicia confirmó ese procesamiento, y en un dictamen clave, el juez Pablo Vírgala levantó la mirada y habló del encubrimiento de la Iglesia.

“Una reflexión final merecen, sin dudas, aquellas autoridades eclesiales que, amparándose en directivas superiores, guardaron silencio sobre los hechos tan aberrantes que aquí se investigan –dijo en su voto el juez Pablo Vírgala–. Lo mismo para aquellos que debiendo ser inflexibles, optaron por el perdón sin tener en cuenta el dolor de las víctimas. No hay normas por encima de las leyes civiles. Nadie está exento de la autoridad de las mismas”.

Resueltas una serie de impugnaciones, el caso llegó ahora a juicio oral.
En el debate oral que se inició este lunes 16 en los Tribunales de Paraná, el defensor de Ilaraz, el abogado tucumano Jorge Muñoz, expresó que el juicio se desarrolla de manera “regular, muy normal”.

“Claro está que estamos en un procedimiento donde lo que se tiene que demostrar es la culpabilidad no la inocencia. El objetivo del debate es lograr acreditar la existencia del hecho histórico como tal y la participación que pudo haber tenido el imputado en esos hechos”, dijo Muñoz.

El letrado no quiso hacer evaluaciones respecto de los testimonios escuchados en las dos primeras jornadas del juicio oral. “Adelantar cuestiones del debate sería faltar el respeto a la decisión del tribunal, de mantener reserva, en razón de la clase de delito que se investiga. Tampoco queremos hablar por una razón estratégica”, apuntó .

“Lo que sí les digo es que, en forma personal, y esto lo comparte el imputado, estamos muy conformes con el desarrollo del debate hasta aquí”, opinó.

Pero aclaró enseguida: “Hay una decisión del tribunal de no ventilar cuestiones relacionadas al proceso. Lo que sí digo es que como defensa notamos contradicciones muy groseras en los testimonios”, evaluó.

Una de las contradicciones la encontró en unas cartas que habría escrito una de las víctimas a Ilarraz y que en la jornada de debate las negó. Y por eso se llamó a un perito para que efectúe la pericia. El resultado se conocerá en los próximos días.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.