La Iglesia Católica recuerda hoy la Anunciación, pero este día, 25 de marzo, es también el Día del Niño por Nacer, una celebración puesta oficialmente en el por decreto del 7 de diciembre de 1998 durante la gestión del expresidente Carlos Saúl Menem.

Los considerandos del decreto, firmado por Carlos Menem y Guido Di Tella, indican que la declaración universal de derechos humanos proclamó que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, ratificando así la afirmación contenida en la Carta de las Naciones Unidas acerca de la fe de los pueblos en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos de todo el género humano.

nacer1 nacer2

Y que el niño “tanto antes como después del nacimiento, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión”, como lo señala la Convención sobre los Derechos del Niño, lo que incluye un especial cuidado de su salud tanto psíquica como física.

En esa línea, el Episcopado recordó la celebración este año del Día del Niño por Nacer, y recordó un pronunciamiento de los obispos argentinos que señala: “No hay una vida que valga más y otras menos: la del niño y el adulto, varón o mujer, trabajador o empresario, rico o pobre. Toda vida debe ser cuidada y ayudada en su desarrollo desde la concepción hasta la muerte natural, en todas sus etapas y dimensiones”.

Bajo esas líneas de pensamiento, un sector de la Iglesia Católica celebra el Día del Niño por Nacer, y Paraná, que siempre ha estado rozada por este tipo de celebraciones, amaneció hoy empapelada con afiches con la foto de feto de grandes dimensiones. Algunos de esos afiches fueron pegados, nada casualmente, en las paredes del Hospital Materno Infantil San Roque.

El nosocomio ha sido precisamente centro de ataques furibundos de una ignota agrupación ultracatólica, Martillo de Herejes, que ha batallado contra médico que se desempeñan allí, y que esa agrupación ha tildado de “abortistas”. Ese accionar no ha estado exento de hechos violentos.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.