Franco Warlet es director del Hospital Nuestra Señora del Carmen, de Gobernador Mansilla -a 182 kilómetros de Paraná- y se ha declarado públicamente en contra del proyecto de legalización del aborto. Abrió su Facebook personal exclusivamente para agitar una postura contraria: la que defiende “las dos vidas”.

“El aborto no es un tema de salud pública -dice-. No hay enfermedad acá. Es un tema de índole privado. La gente que quiere el aborto es gente pudiente. Es algo clandestino, ilegal, de lo que debe ocuparse la Justicia. Hay que pensar en el niño por nacer, que tiene todos los derechos. La vida empieza en la fecundación, en la concepción. No hay otra línea para discutir. Y uno no puede ser indiferente ante esto, y por eso alcé mi voz, como como persona, como profesional que no deja de tener un rol social. Por eso, creí necesario hacerlo público”.

-¿Y qué respuestas tuvo?

– Yo hago pública mi postura desde un ámbito personal. No tengo bajada de línea desde el Ministerio de Salud para hacer o no hacer. No me han llamado. No me han dicho nada. Es más, veo ausencia total del Ministerio de Salud hacia este tema. No veo que haya realmente un cuidado de los profesionales que están en contra de que se legalice el aborto, que no deja de ser un asesinato. No tengo voz más que por el Facebook. Y algunos grupos a los que me he unido. Eso es todo. Y paso a ser un cero a la izquierda, en un pueblito de 8 cuadras por 8 cuadras. Hago mi trabajo bien. Y la gente me acepta, y por eso el gobierno de turno me banca para que siga, porque tengo el respaldo de la gente. Pero no puedo ser indiferente. Me parece muy egoísta mirar para otro lado. No puede ser que todo se solucione con matar a un niño por nacer.

Warlet asegura que su postura es “defender un inocente. Si hay abortos clandestinos, es porque son ilegales. Todo lo clandestino es ilegal, es algo que está mal. Y de eso se tiene que ocupar la Justicia. No es un tema de salud. No puedo concebir que se mate a una persona. Son posturas de vida. Y son iniciativas personales. Yo abrí mi Facebook por esta causa. Cuando termine esta causa, lo vuelvo a cerrar”.

Asegura que en el Hospital de Gobernador Mansilla nunca se ha tratado un aborto. Ni las complicaciones de un aborto mal practicado. “Los empleados están a favor de la vida. Y están completamente convencidos de que nunca hemos tenido un problema en el hospital con relación al aborto. El aborto clandestino es un problema de la justicia, que siempre miró para otro lado, tanto con el abortista, como también respecto de la madre que se practica el aborto. Los dos deberían estar presos. Nunca combatieron eso. Y en todos los pueblos se saben quienes realizan abortos -sostiene Warlet-. Nunca se persiguió a esa gente que practica los abortos”.

-¿Hay muchos más médicos que se han manifestado en contra del aborto?

-En el hospital, todo nuestro equipo de salud -psicólogo, kinesióloga, obstétrica, ginecóloga, y varios enfermeros- opinamos lo mismo. No conocemos ni un caso que hayamos atendido de complicación de aborto. Para nosotros no es un problema de salud pública. Es un problema personal, ilegal y clandestino. La gente pobre no se hace aborto. La gente que tiene plata es la que se hace abortos.

Luego, asevera que la postura que apunta a la legalización del aborto proviene de países más desarrollados, y que escapa a una lógica nacional. “Los centros abortistas en Estados Unidos están ubicados cercanías de asentamientos de latinos o de extranjeros, cosa de poder controlar natalidad de esta gente. Es para discriminar y manejar y evitar que crezca la población”, plantea.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.