“Arzobispado de Paraná criticó el allanamiento al monasterio”.
Así tituló el sitio www.cadena3.com una noticia que posteó en su página de Internet a las 6,20 de la mañana del martes.

http://www.cadena3.com/contenido/2016/09/13/Arzobispado-de-Parana-critico-el-allanamiento-al-monasterio-169515.asp
Dice esto: “En un comunicado, monseñor Juan Alberto Puiggari calificó de ´desmedido´ el uso de la fuerza en el operativo. Además, negó que las monjas hayan sido torturadas, privadas de su libertad o desnutridas”.

No llegó a todos los medios, y eso resultó extraño. La página web del arzobispado de Paraná no publicó el texto, y el encargado de prensa de la curia, el sacerdote Ignacio Patat, lo negó cuando este sitio lo consultó. No existía tal comunicado, dijo.
El periodista que trabajo el texto de Puiggari y publicó la nota en Cadena 3 fue Alberto Roselli, que tiene una peculiaridad. Además de hombre de prensa, es hombre de Iglesia: hace un mes fue ordenado diácono permanente, una figura parecida a la del sacerdote.
Nacido en Alcira Gigena, en Córdoba, Roselli cursó estudios durante 7 años en el Seminario Mayor de Río Cuarto pero no llegó a ordenarse. Ahora, como diácono puede casar, bautizar, predicar el Evangelio e impartir bendiciones. No puede oficiar misas y vive vida de laico.
El sábado 23 de julio, Roselli fue ordenado diácono por monseñor Adolfo Uriona, obispo de la diócesis de Río Cuarto. Así, de lunes a viernes trabaja en Cadena 3, y los fines de semana, atiende dos parroquias.
Roselli le confirmó al periodista Daniel Enz, que anoche lo consultó, que él había “cocinado” –así se dice en la jerga de los medios—el texto de Puiggari.
Pero no fue un comunicado.
Es un documento que Puiggari envió a todos los obispos y que llegó a manos del periodista-diácono de Cadena 3.
La veracidad de ese documento firmado por el arzobispo local fue confirmada a Entre Ríos Ahora por una fuente del Episcopado.
En ese texto, Puiggari usa un lenguaje belicoso para referirse al trabajo del fiscal Federico Uriburu en el convento carmelita de Nogoyá, y también para dar cuenta del trabajo de la prensa local, en especial del director de la revista “Análisis”, Daniel Enz.
En el texto, erra Puiggari en el apellido: lo nombra “Entz”. ¿Lo escribió Puiggari? Desde el Episcopado creen que alguien de su “círculo” lo hizo. Aunque quien puso finalmente la firma fue el arzobispo local.
El dossier que Puiggari envió a sus colegas de la Conferencia Episcopal relata, en su visión, lo ocurrido aquel jueves 25 de agosto, cuando la revista “Análisis” publicó la historia de las dos excarmelitas que revelaron de qué modo habían sido torturadas en el convento, y cómo les impedían salir cuando quisieron abandonar la congregación.
Ese día, además, la Justicia efectuó un allanamiento al convento carmelita, trámite que derivó ahora en la imputación de la priora Madre María Isabel por el delito de privación de la libertad. La religiosa, cuyo nombre real es Luisa Toledo, deberá declarar como imputada este miércoles en los Tribunales de Nogoyá.
El documento en el que Puiggari se explaya sobre el trabajo de la Justicia y de los periodistas estaba destinado a quedar sólo en poder de los obispos.
“No sabemos cómo se hizo público. Pero ese documento existe. Salió del Arzobispado de Paraná ayer (por el lunes) vía correo electrónico, y llegó a cada uno de los obispos”, dijo la fuente consultada en el Episcopado.
El texto del documento abandona el tono mesurado que Puiggari ha utilizado en sus últimas apariciones públicas para hablar del caso del Monasterio de la Preciosísima Sangre y Nuestra Señora del Carmen de la orden de la carmelitas descalzas.
A través de un comunicado, monseñor Juan Alberto Puiggari calificó de “desmedido el uso de la fuerza” desplegado en el procedimiento, en el que participaron “30 efectivos policiales, entre ellos el grupo GEO de fuerzas especiales que suelen usarse para allanar los lugares de narcotráfico”, para requisar un convento en el que viven “17 mujeres, algunas de ellas enfermas”.
En el texto niega las monjas hayan sido privadas de la libertad, torturadas o llevadas a un estado desnutrición. “En cuanto al uso de la disciplina, es algo que tienen permitido por Constitución y no es obligatorio; los cilicios y elementos que muestra TN (se refiere al canal Todo Noticias) en la televisión no son los que sacaron del convento y mordazas no existían”, escribe Puiggari a sus colegas obispos.
“El periodista Daniel Entz, director del semanario Análisis, es conocido por su militancia contra la Iglesia y se dedica a investigar y publicar escándalos eclesiales, muchas veces de modo calumnioso”, describe el informe de Puiggari a sus colegas del Episcopado.
Y abunda en más: “La noticia sale editada en el semanario ese jueves a las seis de la mañana y a las seis y diez de ese mismo día se da comienzo al allanamiento. ¿Cómo puede ser? El mismo Daniel Entz lo responde en una entrevista televisa de difusión nacional, en Todo Noticias (TN), con el periodista Nelson Castro, comentando que la noche del miércoles llamó al fiscal de la localidad para avisarle que al día siguiente salía publicada la nota, por si las hermanas, al leerla, escondieran los elementos de tortura”.
Aunque el texto de Puiggari, según voceros de la Iglesia, es más extenso, la noticia publicada en Cadena 3 concluye así: “En este sentido también es muy claro el ensañamiento más o menos general de los medios de comunicación locales y nacionales con la noticia, particularmente por el hecho de que no entra en la mentalidad y cultura actual la posibilidad de la penitencia o los sacrificios personales, como tampoco el sentido de una vida consagrada entregada a Dios en la clausura”.

Ricardo Leguizamón
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.
En Twitter: @ricleguizamon