Desde marzo de 2016, la Nación mantiene en el mismo valor los fondos que envía a la provincia como soporte en la asistencia en políticas sociales. No ha tenido encuenta la depreciación producto de la inflación ni tampoco la mayor demanda que soportan los comedores escolares y la copa de leche en las escuelas.

Ante ese escenario, la Provincia ha ido ocupando cada vez mayor espacio con recursos propios. Así, al inicio de la administración del presidente Mauricio Macri, en el programa Copa de Leche Reforzada que alcanza a los estudiantes de primaria, 107 mil chicos, el financiamiento se repartía así: un 70% venía de Nación, y el 30% era costeado por la provincia. Ahora, la Provincia aporta el 60%, y la Nación el 40%.

“Hace dos años y medio estamos con el mismo monto de convenio, independientemente de la inflación y del aumento de los beneficiarios en comedores y copa de leche. Lo mismo pasa-con los beneficiarios de tarjetas sociales. Estamos en los mismos valores desde marzo de 2016, y lo que la Nación no tiene en cuenta es que tenemos más titulares de derecho, porque la demanda crece. Por eso, la Provincia ha empezado a hacerse cargo de los aumentos, con recursos propios, y para atender sectores que hoy necesitan que se le brinde asistencia alimentaria o se le dé tarjeta social”, dice la ministra de Desarrollo Social, Laura Stratta.

En declaraciones que formuló al programa Puro Cuento de Radio Costa Paraná 88.1, Stratta reveló que desde el Gobierno provincial advierten un “aumento de la demanda en todos los programas. A lo largo de 2017, nosotros hemos habilitado 114 servicios de comedores y copa de leche, y eso supone 15 mil personas que ingresaron al sistema. Hay una particularidad que destacamos en esto:  instituciones educativas que tradicionalmente no tenían comedor ni copa de leche, ahora lo empezaron a gestionar a partir de ver la demanda”.

Stratta aclaraque abrir un comedor o sostener un servicio de copa de leche en la escuela no implica solamente el financiamiento de la ración de comida, sino que además demanda montar una estructura que incluye un servicio de cocina y personal.

En abril último, el Gobierno entrerriano dispuso un aumento de partidas de comedores del 16 % y el 25 % para copa de leche. Para comedores, la partida está en $14,50; en Copa de Leche (para escuelas primarias y secundarias), el monto llega a $6,45.

-¿Se ha hecho notar a la Nación respecto de este retraso de fondos?

-El atraso está planteado en los consejos de ministros donde hemos estado. El reclamo es unánime de todas las provincias. Todas las provincias están en la misma situación, salvo casos excepcionales, como Buenos Aires. Acá,. se trata de atender necesidades básicas donde el Estado tiene na función indelegale. Hemos sido escuchados pero no hemos tenido respuesta. Ante cada espacio que tenemos, lo planteamos, pero los convenios no se actualizan, en función de la inflación y del aumento de la demanda.

Ante la falta de respuestas de la Nación, la Provincia debió acudir a “readecuaciones presupuestarias” para atender la demanda con recursos propios, sostiene la ministra de Desarrollo Social. “Nosotros creemos en un Estado presente que se hace cargo de las demandas, y no que se repliega -afirma la ministra-. Ya nos hemos acostumbrada a manejarnos con recursos propios. No podemos quedarnos a esperar que haya definiciones por parte de la Nación porque en ese caso nos quedaríamos sin dar respuesta a un sector social que necesita de la ayuda del estado”.

 

En ese marco, Stratta explicó que hoy en comedores escolares asisten 88 mil chicos; otros 42 mil reciben la copa de leche en escuelas secundarias; 107 mil estudiantes reciben también copa de leche en primaria;  hay 1.500 personas que reciben ración de alimento en hogares de ancianos; 55 mil personas en comedores comunitarios; y 53 mil familias beneficiarias de las tarjetas sociales.

“Todas estas personas necesitan la ayuda urgente -afirma-. No pueden esperar”.

 

 

 

 

De la Redación de Entre Ríos Ahora.