El intendente de Paraná, Sergio Varisco, estuvo en Roma estos días integrando la comitiva oficial del Presidente Mauricio Macri, quien fue invitado por el Papa Francisco a los actos de santificación del Padre José Gabriel Brochero, apodado “el cura gaucho” de Córdoba.
El jefe comunal además mantuvo una audiencia con al Jefe de Estado y con otros ministros interiorizándolos de mejoras necesarias para la capital entrerriana.
En el encuentro con el presidente Macri, éste destacó el “estar acá en Roma con Sergio Varisco que es un fenómeno y aprovecho para mandarles un saludo a todos los vecinos de Paraná, porque estamos trabajando juntos para resolver todos los problemas de todos los días”.
Varisco destacó el acompañamiento de la Presidencia en temas puntuales: “Quiero agradecerle muchas cosas, pero una es que se haya decidido viabilizar el Acceso Sur a la ciudad a través de fondos fiduciarios y del gobierno provincial que se licitó y va a empezar en breve, también obras de cloaca y agua q van a ser licitadas , y otro logro es por el transporte público del interior que si hoy existen los colectivos es porque el Gobierno Nacional asumió la paritaria de la UTA y el mantenimiento del subsidio al gasoil hasta el año que viene. Son dos grandes esfuerzos del gobierno nacional para mantener la equidad y el federalismo”.

Canonización del Cura Brochero

Este domingo, el intendente Varisco envió un saludo hacia los paranaenses desde el Vaticano: “Es un día de mucha felicidad para la Iglesia y para Argentina: va a ser muy difícil que se repita para nuestra Patria esta conjunción de un Papa argentino y un Santo argentino, en una plaza de San Pedro, que es la del Vaticano, colmadas de banderas argentinas. Por eso, muy emocionado de haber participado de de esta ceremonia y seguramente esto va a permanecer en el recuerdo de muchos argentinos por mucho tiempo”.
El Papa Francisco proclamó hoy santo al “Cura Gaucho”, el argentino José Gabriel Brochero, ante miles de fieles que asistieron a la ceremonia en la plaza de San Pedro en el Vaticano. Después de pronunciar la tradicional formula en latín para proclamar al primer santo argentino, el papa rezó por él y elogió el “corazón generoso y fiel” de quien que supo recorrer a lomo de mula los cerros cordobeses para transmitir la palabra de la religión católica.
El sacerdote cordobés que evangelizó a lomo de mula en las sierras de Córdoba e hizo propias las necesidades de los sectores más pobres de esa región mediterránea, se convirtió así en el primer santo que nació, vivió y murió en la Argentina.