El intendente de Larroque, Darío Benedetti (Cambiemos), decidió evitar un aumento salarial y envió al Concejo Deliberante local un proyecto de ordenanza que contempla una reducción de los coeficientes de cálculo salarial del intendente, secretarios y subsecretarios municipales.

La decisión, según indicó el jefe comunal, busca reducir los gastos del municipio y la brecha salarial existente entre funcionarios, concejales y empleados. Y es que en Larroque, un pueblo ubicado a 257 kilómetros de Paraná, en el departamento Gualeguaychú el sueldo del intendente ronda los $47 mil, y el de su Gabinete se ubica cerca de los $38 mil. Esas cifras contrastan con las remuneraciones que perciben los concejales: entre $7 u $8 mil.

La iniciativa que promovió el Ejecutivo municipal ingresó este jueves en el parlamento local y según informó el municipio en su sitio Web “significaría que una vez aplicados los nuevos coeficientes los haberes de los funcionarios se reducirían entre un 10% y 12%”.

Consultado por Entre Ríos Ahora, el intendente Darío Benedetti explicó que el proyecto surgió a partir de una conversación con su Gabinete, en el que se acordó, en realidad, evitar darse un aumento salarial del 12%, porcentaje que se le otorgó al personal municipal en paritaria.

“Esto es una consecuencia de una charla que tuvimos para reducir un poco los gastos, para ayudar a la situación que estamos viviendo en el país, la provincia y por supuesto en el municipio”, dijo el jefe comunal, que  fue noticia en mayo de 2016 por haber devuelto al Estado nacional $13 millones que detectó como sobreprecios en una obra para asfaltar 14 cuadras de su ciudad.

Benedetti reiteró que “en la paritaria dimos al personal un 12% de aumento y nosotros quedamos afuera por esta cuestión, por charlar entre el Ejecutivo. Este aumento que le dimos a todo el personal municipal nosotros nos acatamos a no dárnoslo”.

Enseguida, el presidente municipal aclaró que esa decisión “no quiere decir que el próximo aumento que haya nosotros no lo tengamos”. Sobre los motivos por los cuales él y su Gabinete decidieron evitar el incremento en sus haberes, señaló que “es una forma de ayuda a la Provincia, a la Nación y al municipio”.

En esa línea, Benedetti afirmó que el actual salario que percibe junto con su Gabinete es suficiente: “a nosotros nos alcanza, está bien el sueldo que estamos teniendo”, sostuvo.

Al ser consultado al respecto, el intendente informó sobre su salario y el de sus secretarios: “yo cobro alrededor de $47 mil y el secretario de Gobierno cerca de $39 mil; y los otros funcionarios entre $36 y $37 mil. Tengo cuatro secretarios que son los que están cobrando más o menos esta plata”, señaló y reiteró que la idea que promovió fue para reducir gastos.

El intendente también aclaró que los concejales no fueron alcanzados por esa decisión, sino que recibieron el aumento salarial del 12%, y refirió que un edil está cobrando “alrededor de $7 u $8 mil”.

Obra sobrefacturada aún en la Justicia


En mayo de 2016, Benedetti fue noticia a nivel provincial y nacional cuando decidió devolver 13 millones de pesos al gobierno nacional luego de detectar una sobrefacturación en la obra de asfaltado de 14 cuadras. Por el caso quedó en el ojo de la justicia el ex intendente Raúl Riganti (FPV) y la empresa Organización Industrial Construcciones SA (O.I.C. S.A.), encargada del trabajo.

Según una auditoria interna que encargó Benedetti apenas asumió, la gestión de Riganti cerró un convenio con la empresa constructora por un valor de $21 millones. Sin embargo, los resultados de la auditoría determinaron que la obra costó alrededor de $5 millones y que la firma cobró un poco más de $8 millones.

Por esa situación, el municipio formuló una denuncia penal por supuesta administración fraudulenta, por parte de OICSA; y por incumplimiento de los deberes de funcionarios público al exintendente Riganti y otros exfuncionarios. Con el escándalo en todas las portadas, el fiscal de Gualeguaychú, Sergio Rondoni, imputó al exjefe comunal, al entonces secretario de Gobierno, Leonardo Hassel; y al hijo de Daniel Hereñú, dueño de la empresa constructora oriunda de San Benito.

Consultado sobre el estado de la causa donde el municipio es denunciante, Benedetti se limitó a decir: “El fiscal está trabajando, pero yo no me meto. Sé que está trabajando, y creo que pronto vamos a tener el dictamen del juez”.
Gonzalo Núñez

Especial para Entre Ríos Ahora.