Alfredo Blochinger va por su segundo mandato al frente de la Municipalidad de Bovril -a 125 kilómetros de Paraná, en departamento La Paz-: gobierna una localidad cuya actividad privada es mínima. El mayor dinamizador de la economía es el Estado.

En el marco de la actual crisis económica, el intendente de Cambiemos y su vice, Gabriela Lescano, decidieron bajarse el sueldo un 25%, y trasladar la invitación para que adopte una medida similar el Concejo Deliberante, donde el oficialismo tiene mayoría.

“No es una medida individual -aclara Blochinger- sino que se adopta en el marco de otras políticas que estamos tomando desde el gobierno municipal para afrontar la actual situación que atravesamos. No hay una sola causa para esta situación, no es sólo producto de las medidas económicas que se han tomado ahora. Hay otras condiciones que vienen de arrastre en nuestro municipio”.

“Los municipios somo el último estamento que está mano a manos con la gente, y desde el gobierno municipal hay que decidir si deja a la gente sin luz o sin gas o le soluciona parte del problema y esto implica afectación de recursos”, apunta.

“Decidimos no ajustar a través de dejar a la gente sin el subsidio, sin contratos o sin changas en el municipio, y, en cambio, reducir gastos de otro tipo, como los gastos políticos, el gasto en el funcionariado, ajustar el gasto de la obra pública, entre otras medidas”, sostiene Blochinger.

“Pero esto de la reducción del sueldo no es una medida aislada. Hay un conjunto de medidas que se tomaron para afrontar esta situación. El nuestro es un municipio chico, y tenemos limitada la posibilidad de sostenernos. Estamos en una situación muy vulnerable y debemos adoptar algunas medidas”, aclara.

La actual es la segunda gestión de Blochinger. “Cuando asumimos, en 2011, recibimos un municipio devastado en muchos aspectos. Lo pusimos en caja, ordenamos el municipio, lo equipamos, ampliamos la estructura, y capaz no haya sido una de las mejores medidas. Ampliamos la estructura, con la creación del Juzgado de Faltas, la creación de un espacio para la mujer, un área de discapacidad, un área de equinoterapia, apostamos a los talleres de deportes, la cultura, a la creación de un centro de salud, jardines maternales, una estructura que hay que mantener. Obviamente, en estos momentos se nos hace difícil”, subraya.

Por eso, como medida para paliar los efectos de la crisis y reducir el gasto, el intendente Blochinger emitió un decreto, ad referendum del Concejo Deliberante, por el que dispuso reducirse el sueldo un 25%. Además, se dispuso un congelamiento de los sueldos del funcionariado político.

“Creemos que es una medida necesaria en nuestro municipio -puntualiza-. En Bovril no tenemos otro tipo de recursos, como ingresos por turismo, o un parque industrial. Es una situación distinta la nuestra. El arco privado o empresarial no es lo sufientemente grande como para generar trabajo. Todo eso lo tiene que suplir el municipio. Es una medida que tomamos nosotros, la creimos necesaria en nuestra localidad. No quiere decir que esto deba ser asumido por el resto de los municipios”.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.