negro

Este viernes 15 de setiembre, a las 21.30, en el auditorio de ATE Santa Fe, Carlos el Negro Aguirre vuelve a oficiar de anfitrión en el marco de los ciclos de dúos que impulsa anualmente en el mismo escenario desde hace ocho años.  Todas las citas que crea el músico entrerrianos son especiales, por la calidad de sus invitados, por la magia misma del encuentro y porque la admiración y el respeto mutuo son el carácter de una reunión para disfrutar y crear.

En este caso, sin embargo, el encuentro tiene la profundidad de una amistad larga y un camino común: el Negro Aguirre recibe a un músico, con el que desde hace décadas comparte distintos proyectos: el instrumentista y compositor paranaense Luis Barbiero.

Cada nuevo ritual del Ciclo de Dúos en el auditorio de ATE, es una celebración del encuentro, la comunicación y la belleza. Y es, sobre todo, una potente invitación a la escucha atenta que posibilita la conexión esencial, con la música como vehículo divino. El viernes 15 de setiembre, a las 21.30 hs. en el auditorio de San Luis 2854, habrá otra ocasión de compartir este mágico espacio, cuando el compositor y multiinstrumentista Carlos “Negro” Aguirre se reencuentre en un escenario con el flautista, guitarrista y compositor Luis Barbiero.

Este ciclo se caracteriza por la diversidad y particularidad de los pensamientos musicales que acerca, desde hace 8 años, al público santafesino y de toda la zona. Y este caso no es la excepción. No sólo porque Barbiero es un destacado flautista reconocido en el litoral argentino, sino -además- porque vendrá a compartir sus más recientes producciones artísticas, vinculadas a la composición de canciones.

Para Carlos Aguirre, este concierto tiene una particular carga emotiva, ya que significará recibir a un amigo, a un hermano de la vida y a un aliado de múltiples proyectos musicales. Junto a Luis Barbiero, en los años noventa el “Negro” compartió recordadas agrupaciones, como El Molino y El Resto, y creó -hace ya casi 25 años- el sello discográfico independiente Shagrada Medra, con el que fundaron un catálogo compuesto hoy por 67 discos de una exquisita calidad artística.

Tras décadas de pensar, reflexionar y crear un camino compartido, este viernes se encontrarán en el cálido escenario del auditorio de ATE para ofrendar un repertorio que estrechará aún más su histórico vínculo humano y artístico.

Las búsquedas de Luis

Luis Barbiero se ha entregado, con igual pasión, a explorar la flauta traversa como instrumento principal, a profundizar en el estudio del tango y el choro, y a componer canciones.

“Mi vocación y mi actividad musical se ha volcado progresivamente del rol del instrumentista hacia la composición -cuenta Luis Barbiero-. Comencé musicalizando obras de teatro, haciendo arreglos de música popular para diversas formaciones, y música original. En esa etapa edité dos trabajos discográficos: “Pariente del mar”, con el proyecto de jazz rock Rocamadour, a través del sello Shagrada Medra, en 1997; y el radioteatro musical “Romeo y Julieta, un amor con piruetas”, por Shagrada Medra, en el 2001”.

Integró el reconocido grupo Magma y participó activamente en la producción de los festivales de la Alternativa Musical Argentina, en la ciudad de Paraná.

Conformó El Resto, junto a Gari Di Pietro, Moli Verón, Carlos Aguirre y otros; y El Molino, con Leo González, Moli Verón, Ramiro Gallo, Nardo González y el Negro Aguirre. En 1999, formaron un dúo con Carlos Aguirre y grabaron, junto a él y Lucho González el disco “Tejido a mano” y un segundo material aún inédito.

Entre 1992 y 1997 formó un trío con Ramiro Gallo y Martín Vázquez, para interpretar folclore y tango, y luego Borgeana, con idea original de Walter Heinze y junto a Pablo Ascúa, con canciones sobre poemas de Jorge Luis Borges.

Durante una larga etapa de profundización en el tango, integró el Tito Caramagna Cuarteto, junto al citado bandoneonista, el bajista Fernando Silva y el guitarrista Leo González.

Otro de sus intereses fue y sigue siendo el estudio del choro, para lo cual formó entre 2004 y 2008 el grupo Falso Carioca y luego, en 2009 Proyecto Yacaré, junto a Mauricio Guastavino, Damián Ortiz, Eugenio Zeppa y Pedro Guastavino.

Grabó también los discos “La tranformación”, con el grupo Magma; “Un soplo secreto de la piel”, con El Molino (sello Melopea); “Barrio tranquilo” con el trío que conformó junto a Ramiro Gallo y Martín Vázquez; y “Borgeana” con Walter Heinze y Pablo Ascúa.

“Me dediqué al estudio de los instrumentos de orquesta, ya que soy flautista de la Orquesta Sinfónica de Entre Ríos desde hace 29 años -cuenta- y así nació el disco “Música argentina de cámara”, editado por Shagrada Medra en el año 2015”.

“Posteriormente, comenzaron a nacer las canciones, con un lenguaje que se nutre tanto de la canción urbana, como del folclore argentino y latinoamericano. En estos días, estoy terminando de grabar dos nuevas producciones discográficas: con el trío de guitarras y voces Cuerda pa’ rato, un repertorio del cancionero folclórico argentino y composiciones propias, donde canalizo fundamentalmente obras de rítmica argentina. Por otro lado, estoy en la etapa final de un disco de canciones de mi autoría, con una estética y rítmicas muy variada y amplia”.

Auspician: Ministerio de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe y Asociación Trabajadores del Estado (ATE) Santa Fe