El reclamo docente no apunta sólo a conseguir una recomposición salarial que permita “recuperar” lo que se perdió frente a la inflación en 2018 y acordar un aumento para 2019. También, la demanda de los maestros se direcciona a conseguir que el Gobierno provincial “devuelva” los montos descontados como descuentos por días no trabajados por adhesión a los paros. En total, 5 jornadas.

Así quedó establecido en el pliego de 11 puntos que entregó este martes la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) al ministro de Economía, Hugo Ballay, y a la presidenta del Consejo General de Educación (CGE), Marta Landó. El primero punto contempla una demanda por la “inmediata recuperación del 14,6% de desfase entre el incremento salarial y la inflación anual de 2018, además de inmediatas tratativas para establecer la pauta de incremento para 2019”. Y el número 2 plantea la “devolución de lo descontado por ejercer el derecho de huelga”.

¿Cuánto perdió un docente a lo largo de 2018 por adherir a las medidas de fuerza que convocó el sindicato?

Víctor Hutt, especialista en salario del sector docente, asegura que si la cuenta se hace tomando como base el salario docente del cargo testigo, el maestro de grado, vigente en julio, la quita por día de paro fue de $734 por día. O sea, $3.670 por docente.

A ese monto hay que multiplicarlo por cinco días. Aunque el monto retenido por paro varía según la antigüedad o el cargo del maestro. “Para mí, que soy director de tercera categoría en una escuela secundaria, con la máxima antigüedad, representa $1.588 de bruto, y $1.277 de bolsillo por día. Si devuelven eso, recupero más de $6.000, que en su momento me partieron al medio. Pero cuando devuelvan, si es que devuelven, no actualizan, como hicieron con el 1,3% que se pagó enero de 2019 a valores de enero de 2017”, dice Hutt.

Los descuentos por días de paro que aplica el Gobierno se apoyan en una serie de directivas.

La principal, la directiva Nº 30, emitida en 2007 por el exgobernador Jorge Busti, que dispuso que los servicios administrativos contables sólo abonen los días efectivamente trabajados por los agentes del Estado.

Esa circular, la N° 30, impuso la determinación de “hacer cumplir el principio que se debe remunerar por prestaciones laborales efectivamente realizadas” por parte de los agentes del Estado.

El viernes 22 de agosto de 2008, la administración del exgobernador Sergio Urribarri reflotó la vigencia de aquella circular, a través del decreto N° 4.940, que estableció que el Ejecutivo podía tomarse hasta diez días para abonar los salarios a los activos, y hasta 20 días para los pasivos.

El artículo 4° de ese decreto “ratificó” la vigencia de la circular N° 30 dictada por Busti.

A esa disposición, le siguió el dictado de la resolución Nº 2.565, emitida por el Consejo de Educación en 2008, que creó el manual de funciones de los rectores y directivos de escuela, y les impuso como obligación, entre sus funciones, la de informar sobre ausencias por adhesión a las huelgas de parte de los docentes.

Luego, el 4 de agosto de 2016, aquella normativa se amplió con la publicación de la resolución Nº 2.566, también del CGE, que amplió el trabajo del personal directivo de las escuelas e incorporó un apartado en el que se incluyó entre “las funciones y responsabilidades del personal directivo”, la tarea de “realizar el control y carga de las asistencias del personal del establecimiento mediante el Sistema de Administración de Gestión Educativa (Sage)”.

El viernes 2 de marzo de 2018, Educación dictó la circular N° 05, que envió a todas las escuelas, a través de la cual recordó “la plena vigencia de la Resolución N° 2565/08 y su modificatoria N° 056/18 mediante las cuales se aprueba el Manual de Instrucciones para informar novedades en los establecimientos educativos y el Instructivo de control y carga de asistencia”.

 

 

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.