Se llama Iván Aquino, es técnico en higiene y seguridad, pero también se forma como actor y tuvo la chance de hacer un papel en la serie del momento, protagonizada por Joaquín Furriel y Julieta Zylberberg. El 9 de julio HBO y Polka estrenaron el tercer capítulo de “El Jardín de Bronce” -la serie argentina que se ve en 50 países- y Aquino tuvo un papel en la historia. La experiencia del actor que pasó del taller de Carlos Vicentín al set de Polka y HBO, luego de un casting en La Vieja Usina.

Iván Aquino está esperando el colectivo cuando recibe esta llamada. “Aguantame que subo al micro”, dice y hace apenas una breve pausa en el relato. Busca y encuentra Iván los mayores detalles posibles sobre el modo en que se convirtió en realidad una experiencia que parecía imposible. La cronología.

“El 9 de julio salió el tercer capítulo, me bajé la aplicación para poder verlo porque HBO es codificado y ahora ya lo voy a pagar para terminar de ver la serie, está muy buena, la historia está muy buena”, dice el actor.

El tercer capítulo y el 9 de julio son aspectos clave de esta historia. Ese día se emitió la entrega que refleja el trabajo de Iván Aquino en “El Jardín de Bronce”. El resultado de más de nueve horas de filmación en la zona del delta en el Tigre y una suma de situaciones que no había visto nunca antes. Entre las cosas que le quedaron grabadas está la imagen de más de 80 técnicos trabajando en al escena, el altísimo nivel de tecnología y sobre el final del rodaje, el cruce en camarines con Furriel y Zylberberg.

Lo que se trajo, Iván, entre otras cosas es eso: una foto nítida y en colores de lo que significa en esta región la industria del entretenimiento audiovisual en su más alta expresión. La vio de cerca, la vivió y la cuenta.

La historia había comenzado un mes antes de la grabación, hace ya casi nueve lunas. En noviembre de 2016 Polka convocó a un casting en el Centro Cultural y de Convenciones La Vieja Usina. Iván se enteró por su profesor de teatro, Carlos Vicentín. Hace cuatro años que hace el taller con “Vicente”- como se conoce al actor y director- y también tiene dos años de taller en Santa Fe con Cristina Lorenzini.

Envió curriculum y fotos a una dirección de mail que le pasó su profesor y luego fue al casting en La Usina. Había que pasar letra en dos papeles: uno era de Iván Reuch –uno de los personajes principales de la serie, pero eso lo sabemos recién ahora- y otro era de un peón de campo. Iván dio la prueba y algunas semanas después recibió un llamado: había quedado seleccionado y tenía que presentarse para grabar el 1° de diciembre.

“Yo tengo un trabajo formal, así que me tuve que acomodar, mis jefes me hicieron la pata por suerte y me acompañó mi señora. Teóricamente grabábamos el 1°, pero al final se pospuso hasta el 2 de diciembre, tuve que pedir permiso un día más y el viernes 2 de diciembre fuimos al Tigre”, recuerda Iván.

La grabación se extendió desde las 9 de la mañana hasta pasadas las 6 de la tarde. Su personaje era un peón que trabajaba en la entrada de un monte. Sería una imagen clave del tercer capítulo, un recuerdo, una intriga.

“Te impresiona la producción, había cerca de 80 técnicos, efectos especiales, todo de primera. Al final de la jornada, en camarines, me crucé con Furriel y con Julieta”, recuerda. Ahí están las fotos del encuentro. Uno de los tantos registros que se trajo Iván de vuelta a Paraná.

Vista ya a cierta distancia, aunque con el capítulo de su participación muy fresco, Iván cree que la experiencia le sirvió para vivir de cerca el “alto profesionalismo” y también para ver “la actuación como una profesión, como una forma de vida”.

De momento, él sigue en clases de taller y en su trabajo de siempre, incluso es posible que sus compañeros de tareas por ahí no sepan, ni se enteren que Iván Aquino tuvo unas diez horas de trabajo en el escenario de las estrellas y nada menos que interpretando un papel en la serie del momento.

 

 

 

Julián Stoppello

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.