El periodista Martin Fabre fue testigo involuntario de los excesos de la fiesta de cumpleaños que terminó en denuncia judicial por abuso en una casa quinta ubicada en la intersección de calles Darwin y García Verdier.
Fabre es vecino de la casa de dos plantas cuyo propietario es el publicista Ignacio Ramos Marrau. Su hijo es amigo de un jugador de la reserva de Patronato, que el sábado hizo su fiesta de cumpleaños allí.
A la fiesta se convocó a muchas adolescentes, según publicó el sitio Análisis Digital, y una de ellas, de 15 años, vivió un calvario: fue abusada y estuvo a punto de ser violada por jóvenes de entre 20 y 22 años.
El caso está siendo investigado ahora por la Unidad de Violencia de Género y Abuso Sexual del Poder Judicial, a cargo de la fiscal Fernanda Ruffatti.
Fabre contó que la música empezó a escucharse en el barrio desde la mañana y siguió durante toda la tarde, y que sus intentos por denunciar el hecho ante el 911 no tuvieron ningún efecto. Nadie acudió.
Esto es lo que relató el periodista en su muro de Facebook:

“Indignación e impotencia.
Eso son mis sentimientos por estas horas. Brevemente comento: el día sábado llamé al teléfono de Emergencia 911 exactamente a las 20.31 horas para denunciar lo que a mi entender era un descontrol desde las 11 de esa misma mañana. La agente policial que me atendió en una charla que duró 3 minutos 45 segundos tomo nota de mi reclamo y creo que nadie hizo nada. Me quejé y pedí presencia policial en la fiesta que se hacia a metros de mi domicilio. Hoy lunes por Análisis Digital me entero de lo ocurrido con las menores que fueron abusadas en el lugar. Indignante todo…pero más aún es ver lo indefenso que estamos los ciudadanos. La próxima vez donde reclamo? Pedía prevención y no lo logré. Creo que estamos con un Estado ausente. Como padre y vecino pretendo una sociedad mejor y que todos seamos responsables de nuestros roles y funciones. Lamentable todo.”

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.