El Senado entrerriano le dio sanción definitiva al proyecto de ley que aprueba el consenso fiscal suscripto en noviembre pasado entre el Estado Nacional, Entre Ríos y otras 22 provincias.

El proyecto ingresó al Senado hoy, proveniente de la Cámara de Diputados y por pedido del senador Ángel Giano, jefe de la bancada del peronismo, se trató sobre tablas, y consiguió el voto de 15 senadores.

En los fundamentos, el Poder Ejecutivo afirmó que con la firma del pacto fiscal  se emprende “un proceso histórico que se pretende culmine con la sanción de una nueva ley de coparticipación federal de impuestos, restituyendo a las Provincias recursos genuinos que le son propios”.

En el mismo texto legislativo se incluyeron cambios al régimen tributario provincial. Se presenta un esquema que plantea una baja gradual y responsable de la presión tributaria, proponiendo premiar la buena conducta tributaria de algunos sectores micro, pequeños y medianos.

Se adopta un modelo de progresividad fiscal desde la búsqueda de armonización con las otras provincias integrantes de la Región Centro, mejorando con ello las posibilidades de competencia.

El proyecto tiene 34 artículos. En los primeros cinco se adhiere al Consenso Fiscal (que va adjunto en un anexo) y en los siguientes se modifican el Código Fiscal y la Ley Impositiva de la provincia. Contiene, además, cambios al convenio multilateral que rige (con modificaciones) desde 1977. Agrega disposiciones complementarias y se invita a los municipios a adherir.

 

Giano mencionó que todo esto nace después que la provincia de Buenos Aires entabló una demanda contra el Estado Nacional reclamando fondos y que raramente fue apoyada por autoridades del Ejecutivo Nacional.

Recordó que de prosperar aquella presentación Entre Ríos podría llegar a perder más de 3600 millones de pesos. “La mayoría de los objetivos se comparten, pero hay mucho que ceden las provincias”, enfatizó el jefe del bloque oficialista.

Profundizó después los antecedentes, como es el vencimiento de los pactos fiscales que venían desde la década del 90 y los compromisos que se toman desde la Provincia y desde el Estado Nacional.

Sobre esto último destacó Giano que se podría terminar con las penalidades que se aplicaban por no haber armonizado el régimen previsional provincial con el nacional. Entre Ríos podría llegar a recibir hasta el cincuenta por ciento del déficit de la Caja de Jubilaciones, con lo que traería un alivio importante.

Indicó los mecanismos relacionados con las valuaciones fiscales y los cambios que se comenzarán a aplicar en varios impuestos. “Creemos que es conveniente para la provincia de Entre Ríos, siempre y cuando el Estado Nacional cumple con lo comprometido”, resaltó.

Habló después de la reforma tributaria, que tiene como uno de sus ejes que quien más gana, más paga. “Se aplican conceptos de justicia tributaria” y hay entre sus propósitos, armonizar los tributos de la región centro.

No dejó de mencionar que los municipios deberían tender a sancionar una legislación similar a la propuesta para la provincia por Nación. El Senador de Concordia dio un pormenorizado detalle de todos los beneficios que reciben sectores de la economía entrerriana por el compromiso asumido y cumplido con esto por el Estado entrerriano.

“Estamos convencidos de apoyar este proyecto y el gobernador está comprometido en cumplir con la palabra empeñada”, sostuvo el titular del bloque del Frente para la Victoria.

 

El senador Raymundo Kisser (Cambiemos) dijo que iba a “complementar los dichos de Giano” y recordó que desde la década del 90 no se asistía a la firma de un documento de este tipo entre Nación y Provincias referido a temas de coparticipación.

“Si bien no es específico de una nueva ley de coparticipación, de este se desprende el compromiso de alcanzarla en el menor tiempo posible”, opinó, al tiempo que destacó que sea definido como un “consenso fiscal”.

Diferenció esto del concepto de “pacto” porque en aquellos siempre hay un vencido.

Resaltó los dichos del gobernador de la provincia en relación que nunca hubo presión para llegar a la firma del documento con el Estado Nacional.

Consideró que “este consenso se logra de manera inédita, por la heterogeneidad de quienes lo suscribieron” y arriesgó que se trata de ir “encontrando el rumbo entre los argentinos”.

Puso de relieve “las señales del gobierno nacional para llegar a este acuerdo” y mencionó algunas acciones como fue la devolución del 15 por ciento de coparticipación, en forma escalonada, que era retenido para sostener la Anses.

Reiteró las posiciones públicas del gobernador Bordet, quien sostuvo que “por primera vez la provincia no está resignando recursos”. Reconoció que había un poco de temor en las gestiones, sobre todo por la actitud de la provincia de Buenos Aires y trajo a colación los dichos del Bloque de Cambiemos en relación a las pretensiones de María Eugenia Vidal.

“Fue bueno y necesario que esa demanda se presentara”, opinó Kisser.

Argumentó que será beneficioso para los entrerrianos porque permitiría la creación de trabajo genuino para los entrerrianos y sumó a los fundamentos que en un reportaje firmado por un periodista que está alejado de Cambiemos, el gobernador habló de los beneficios que acarrearía el consenso fiscal.

Fue crítico de su espacio con respecto a la mala comunicación de algunas medidas lanzadas desde el gobierno nacional. Sostuvo que el gobierno provincial tiene que lanzar acciones para mejorar el perfil de su presupuesto, dejando salvado que “no se trata de echar empleados” y puntualizó que “habrá que trabajar sobre la Caja de Jubilaciones, sin echar la carga sobre nuestros jubilados”. “No puede ser que alguien que ingrese en la administración con antecedentes en el sector privado, y con 15 años como empleado del Estado, tenga beneficio al 82 por ciento móvil”, lanzó en el Recinto, agregando que “cada uno tendrá que asumir su historia laboral” y puso también en la mira a los magistrados entrerrianos. “Vamos a meter el bisturí”, dijo Kisser.

Elogió también los alcances de los cambios a la ley impositiva y felicitó “al gobernador por haber firmado este consenso fiscal”.

En contra del consenso fiscal


También se refirió al proyecto el senador Pablo Canali (vecinalista, en alianza con el FPV), del departamento Colón, quien dijo que “no es tan cómodo votar este proyecto”, agregando que, asumiendo su responsabilidad y representación, se debe opinar sobra la normativa propuesta.

“Los municipios en esto son convidados de piedra, los nombran, pero ninguno fue consultado en ningún momento”, sumando que el gobernador actuó con responsabilidad al firmar el consenso.

“Las leyes tienen que ser tratadas aquí y la ciudadanía debe manifestarse en forma pacífica, reclamando que se cumpla con los compromisos asumidos en tiempo de campaña”, disparó Canali, recordando que anteriores pactos fiscales no se cumplieron.

Lanzó que “esto es más de lo mismo si uno compara los contenidos de este consenso con los pactos anteriores” y puso énfasis en “la idea de dejar de lado reclamos judiciales”, puntualizando que desde su punto de vista hubo una parte que tuvo más poder que la otra a la hora de negociar.

Opinó que “esta discusión se da en la provincia que es la meca del federalismo de nuestro país” y criticó que “aprobar estos consensos sin discutir la cuestión de fondo, que es la coparticipación federal, no es un buen ejemplo”.

Canali fue muy crítico de las consecuencias negativas que tendrá la reforma impositiva en su departamento, que impactará sobre la industria avícola. Sumando argumentos dijo que “por muchas razones tengo que expresar mi absoluto rechazo a este consenso fiscal”, al tiempo que reclamó diálogo, porque se firman documentos, pero no se discute absolutamente nada y esto es “culpa de todos”. Observó que serán muy perjudicados los municipios.

 

Por su parte, el senador Lucas Larrarte  (FPV) dijo que “el consenso es un todo, se lo vota o no se lo vota y cada uno sabrá sopesar las piezas de ese pacto para decidir que hacer al momento de votar”.

El senador de San Salvador también hizo su lectura de cómo se llegó a la suscripción del documento que es anexo a este proyecto de ley. Hizo eje en la historia de la coparticipación federal, desde 1988, puntualizando que en aquél entonces el 57 iba para la Nación y el resto a las provincias.

Esto fue cambiando y siempre fueron cediendo las provincias, llegando a la situación de ahogo que motivó a algunas provincias para litigar contra el Estado Nacional.

También desmintió algunos dichos del Senador Kisser, recordando que la devolución del 15 por ciento se hace en cuotas, de manera muy paulatina.

Volviendo a hacer historia recordó como nació el Fondo del Conurbano y cómo se llegó a la situación actual, por el tope que se puso por ley del Congreso de la Nación de 650 millones de pesos a Buenos Aires. “Una cosa es la legitimidad, lo que no es correcto es la forma, porque es un tema de la política que tiene que discutirse en el Congreso de la Nación”, opinó con dureza el legislador de San Salvador.

Fustigó cómo se llegó a la convocatoria a los gobernadores, después de haberse reunido la gobernadora Vidal con el titular de la Corte Suprema de Justicia.

Además, observó que el Estado Nacional ha duplicado su déficit fiscal en dos años y dijo no estar de acuerdo con el denominado plan económico del gobierno nacional. “Se obliga a muchos a sacrificarse y me pregunto si todo esto realmente vale la pena, pero me pregunto si en dos años estaremos mejor o peor. Se me aparecen muchas dudas”, fustigó.

Dijo que “es insostenible la política de LEBACS del gobierno nacional, que son miles de millones emitidas y se pagarán 26000 millones de dólares de interés, una friolera que supera en mucho el presupuesto de nuestra provincia y se nos ha endeudado en otros miles de millones de dólares. Cómo y cuando vamos a pagar todo esto”, resaltó.

Pidió que el Estado nacional haga lo que le pide a las provincias que hagan.

El senador René Bonato (FPV) afirmó que “el látigo de la chequera está constante”, en relación a la actitud del gobierno nacional. “Vamos a votar defendiendo a nuestro gobernador, pero cuando esto se firmó, no se había dicho que se le iban a cortar fondos a los jubilados”, sumó Bonato.

Rechazó algunos dichos de Kisser y dijo que “se trata de sacarle plata a los más débiles para beneficiar al gobierno nacional” y les dijo que “ustedes son la escribanía del gobierno nacional, no piensan y votan lo que les ordena Frigerio o el gobierno nacional”. Le recriminó a Kisser la actitud que tuvo en relación a las ART.

“Vamos a acompañar a nuestro gobernador, pero lo de Ustedes es lamentable y todo es parte del plan de gobierno nacional que ajusta sobre los más débiles. Este no es un problema de Bordet, es un problema del desastre al que nos está llevando Mauricio Macri”, concluyó.

Dichos de Kisser

“He sido aludido y debo responder”, dijo Kisser, argumentando que “son inteligentes los entrerrianos que votaron a Bordet”. Volvió a traer al Recinto los dichos de Bordet negando que hubieran existido presiones del Estado Nacional. “Esto va a contrapelo de lo que dicen los senadores oficialistas”, agregó.

“Termino siendo yo el mejor defensor de Bordet”, disparó y analizó que “se desdibujan los escenarios”. Dio su punto de vista y criticó acciones de la administración anterior a la de Macri. Sobre los empleados públicos dijo que se deben entender que el 80 va para sueldos, 10 para déficit de la Caja de Jubilaciones y solo el resto para funcionar. “No hay que echar a nadie, pero hay que reestructurar el Estado”, dijo.

Propuso optimizar gastos, para mejorar el uso de los recursos del Estado. “Vamos a apoyar sin dudarlo este consenso fiscal, porque tenemos un gobernador inteligente”, sostuvo.

Ante el debate tomó la palabra el senador de Nogoyá, Beltrán Lora (Cambiemos) quien dijo que el Federalismo no se declama, se ejerce y defendió el accionar del gobierno nacional. Y sostuvo sus dichos a favor de diferenciar la denominación de este consenso, en relación a los pactos de los años 90. Afirmó que “el 82 por ciento móvil de nuestros jubilados sigue garantizado” y dijo que la administración anterior no aportó para salvar el déficit de la Caja de Jubilaciones.

Lora destacó la forma de trabajar que tienen el gobernador Bordet y el presidente Macri.

Respondió Canali y dijo que “el federalismo supone distribuir los recursos sin condicionamientos, por lo que estamos viviendo no es Federalismo, como no era pleno el anterior. Federalismo es la ley de 1988”. Reclamó terminar con gastos superfluos del Estado Nacional, que tiene ministerios de Educación y de Salud sin escuelas ni hospitales.