Por mayoría, el congreso de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), que este miércoles sesionó en Larroque, departamento Gualeguaychú, aceptó la última oferta salarial presentada por el Gobierno en el marco de la negociación paritaria que se desarrolla, desde el 22 de marzo último, en el despacho de la jueza laboral Gladys Beatriz Pinto. La novedad se conoció esta tarde, pasadas las 17, y tal como había adelantado Entre Ríos Ahora.  

La votación resultó fuertemente dividida: por la aprobación de la oferta votaron 65 de los 126 congresales de Agmer; en tanto que por el rechazo hubo 56 votos, de acuerdo a lo que confiaron fuentes gremiales consultadas por Entre Ríos Ahora. La aprobación de la oferta salarial del Gobierno fue sostenida por las diez seccionales del sindicato que responden a la Agmer por un Agmer de Todos, que conduce la provincia. A esa postura, además, se sumó la seccional Concordia, conducida por la agrupación Isauro Vive, que en la asamblea departamental del martes tuvo también división: 58 votos por la aceptación y 22 por el rechazo.

El rechazo fue sostenido por las cinco seccionales que conduce la Agrupación Rojo y Negro -Paraná, Tala, Nogoyá, Villaguay y Federación- y las agrupaciones locales Ñandubay, de Federal,y Lista Blanca, de Victoria. Al concluir el congreso, la seccional Nogoyá indicó que en el congreso de Agmer se impuso la moción por la aceptación por una diferencia de 9 votos. Y concluyó que “de esta forma se da fin hasta febrero de 2020 la discusión salarial”.

Mañana, a las 12, los miembros paritarios de Agmer comunicarán a la jueza Pinto la resolución del congreso que permitirá cerrar la discusión con el Gobierno.

La discusión en el congreso de Larroque giró en torno a la última oferta salarial del Gobierno, un aumento del 22% -10% ya percibido en marzo, más otro 12% en mayo, y una cláusula gatillo de revisión para julio en función del índice inflacionario de los primeros seis meses-, y la certeza de que en el segundo semestre habrá “gatillos” trimestrales, con revisiones automáticas del salario en octubre y en enero de 2020. Producto de ese 22% de incremento, el salario del cargo testigo, el maestro de grado sin antigüedad, pasa de $15.291, el valor que tenía a comienzos de 2019, a $18.504, cifra que se alcanzará en mayo próximo.

La oferta excluyó la devolución de los días descontados por paro, 18 en total durante 2018, que el Gobierno había propuesto, y que después retiró.

 

Escenario


El congreso de Agmer que sesionó el jueves 21 de marzo en Chajarí rechazó la última oferta que el Gobierno había presentada en la mesa paritaria que se había abierto en la Secretaría de Trabajo luego de los fracasos previos en las reuniones que se llevaron adelante en el Salón de los Gobernadores de Casa de Gobierno. El gremio rechazó la oferta de aumento de un 20% en dos tramos: 10% en marzo y 10% en mayo, y votó dos días de paro: viernes 22 y lunes 25.

La resolución gremial movió al Gobierno a presentar ese mismo jueves 21 un pedido de conciliación obligatoria ante la Justicia Laboral. 

La negociación salarial entre el Gobierno y los sindicatos docentes -Agmer, el mayoritario, pero también en la mesa se sientan la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (Amet), el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop) y la Unión Docentes Argentinos (Uda)- transitó distintas etapas.

El 12 de marzo, en San Salvador, el congreso de Agmer había rechazado la oferta salarial del Poder Ejecutivo, pero no adoptó ninguna medida de fuerza: sólo exigió al Gobierno la presentación de una nueva propuesta.

Esa nueva oferta salarial se conoció en la reunión paritaria del lunes 18:  la oferta reconocía un 11% corresponde al recupero por la pérdida salarial de 2018 (desfase entre el aumento salarial anual, del 33%, y la inflación anual acumulada, del 46,7%). E incorporó una cláusula de actualización automática semestral (enero-junio).

El tercer encuentro paritario de este lunes 18  sobrevino luego de una serie de reuniones que no habían logrado cerrar un acuerdo salarial.

Después de tres sucesivos encuentros en Casa de Gobierno, el Poder Ejecutivo decidió llevar la discusión a la mesa paritaria, en el ámbito de la Secretaría de Trabajo, y reformular la propuesta salarial que ya había cosechado dos sucesivos rechazos.

En esas primeras reuniones, no hubo acuerdo posible. Primero, fue una reunión formal. Después, en el segundo encuentro ofertó un 15% en tres tramos del 5% entre marzo, abril y mayo; luego, un 15% en dos tramos, un 10% en marzo y un 5% en mayo.

El viernes 8 de marzo se abrió la mesa paritaria salarial en la Secretaría de Trabajo, y entonces el Gobierno presentó la tercera oferta de aumento, un 20%, en dos tramos: 10% en marzo y 10% en mayo. El nuevo escenario permitió desactivar la amenaza de una huelga de tres días, entre lunes 11 y miércoles 13, que había sido votado en congreso por Agmer el viernes 1° de marzo en Concordia. 

Aunque ya al inicio del ciclo, entre el miércoles 6 y el viernes 8 de marzo hubo tres días de huelga, pero enmarcados en una protesta nacional definida por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera). Lo que resta es una pulseada local. El miércoles 14 de marzo Agmer reunió su congreso en San Salvador y ocurrió lo previsible: por mayoría se rechazó la última oferta salarial .

La última decisión, previa a la conciliación obligatoria, fue el congreso del 21 de marzo, que aprobó dos días de huelga.

Los paros se cumplieron aún cuando el viernes 22 la jueza laboral Gladys Pinto dispuso la conciliación obligatoria por un plazo de 20 días hábiles. En ese ámbito, hubo cuatro reuniones sucesivas, la última, el lunes 22 de abril, cuando se conoció la última oferta salarial del Gobierno, que Agmer terminó aceptando. De ese modo, cerró la negociación con el Gobierno.

En 2018, el Gobierno había acudido en dos ocasiones a la Justicia Laboral con sendos pedidos de conciliación obligatoria, en abril ante el juez José Reviriego, en noviembre intervino la jueza Gladys Pinto, y así consiguió cerrar los dos acuerdos salariales del año.

 

 

 

Foto: Gentileza La Lucha en la Calle.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.