La causa judicial que involucra al cura Juan Diego Escobar Gaviria por los abusos a menores denunciados en Lucas González es el tercer escándalo de esa envergadura que salpica a la Iglesia Católica de Paraná.

En septiembre de 2012 se hizo público el caso que involucra al cura Justo José Ilarraz, exprefecto de disciplina en el Seminario Arquidiocesano de Paraná, hoy con siete denuncias por abuso en la Justicia y a punto de sentarse en el banquillo de los acusados.

El juicio a Ilarraz será un punto de inflexión para la cúpula eclesiástica paranaense: por Tribunales deberán desfilar los tres últimos arzobispos, Estanislao Esteban Karlic, Mario Luis Bautista Maulión y Juan Alberto Puiggari.

Después del caso Ilarraz, apareció, en junio de 2015, la causa del cura Marcelino Ricardo Moya, que a principios de año estuvo internado en el Hospital San Martín afectado por una enfermedad de transmisión sexual.

Y en octubre de 2016, se destapó la olla del caso Escobar Gaviria.