Desde este lunes 1° de octubre y hasta el 30 de noviembre se desarrolla la campaña nacional de seguimiento de la vacunación contra sarampión, rubéola y paperas. Abarca a chicos mayores de 13 meses y menores de 5 años. La aplicación es gratuita y obligatoria.

Se trata de una dosis de la llamada “vacuna triple viral” adicional, obligatoria y gratuita, que deberá aplicarse a chicos mayores de 13 meses y menores de 5 años, aunque ya estén vacunados.

En Paraná, desde este lunes  y hasta el 30 de noviembre los vacunatorios de los Centros de Salud San Martín, Toma Nueva, Illia, Padre Kentenich, Papa Francisco y Posta La Milagrosa, aplicarán una dosis de refuerzo de la vacuna triple viral a niños entre los 13 meses y los 4 años, 11 meses y 29 días.

A nivel provincial, la campaña es monitoreada y llevada adelante por el Ministerio de Salud de Entre Ríos.

Al respecto, la ministra de Salud, Sonia Velázquez, puntualizó que “en materia del componente de inmunizaciones se establece a la vacunación como un factor protector preponderante que permite garantizar la salud de la comunidad entrerriana protegiéndola de enfermedades que han resurgido a manera de brotes en los distintos continentes”.

Velázquez agregó que lo que se busca es “evitar las complicaciones que implican estas patologías de alto contagio que comprometen no sólo la salud sino incluso la vida de quienes las padecen”.

El objetivo de la estrategia es, según explicó la jefa del Programa Ampliado de Inmunizaciones, Albana Gavini, “vacunar a todos los chicos, independientemente del calendario regular habida cuenta de que en el país se han registrado casos importados y sobre todo a los susceptibles que se han acumulado desde la última campaña”. La medida busca proteger de estas enfermedades a quienes por diversas situaciones –como cuestiones religiosas o falta de accesibilidad a los centros de salud– no recibieron la triple viral.

Gavini explicó que “el sarampión es una enfermedad viral que se transmite a través de la vía respiratoria y se manifiesta a través de fiebre, malestar general y un exantema máculopapular que invade todo el cuerpo”. La profesional agregó que “compromete el estado general y la gravedad está en las complicaciones que ocasiona, como ser la encefalitis secundaria que puede ocasionar muertes”.

Asimismo la funcionaria agregó que es una patología altamente contagiante, que afecta habitualmente a los chicos y genera brotes muy rápidamente.

Gavini recordó que en Buenos Aires, en agosto, se confirmaron cinco casos importados de origen venezolano y brasileño, teniendo en cuenta que ambos países registran un brote con un aumento importante de casos.

Cabe destacar que el sarampión, la rubéola y las paperas (parotiditis) se previenen, en principio y principalmente, con la vacuna triple viral que se aplica al año de edad y al ingreso escolar. Gavini destacó que en los casos de personas de 5 a 55 años que no cuenten con la vacuna, el Estado la suministra porque “son enfermedades presentes en los continentes y se requiere proteger a la población”.

Por otra parte la rubéola también es una enfermedad viral, eruptiva y febril que manifiesta erupciones en la piel, fiebre, conjuntivitis, dolor de garganta e inflamación de los ganglios (alrededor del cuello y detrás de las orejas). El mayor riesgo es en embarazadas expuestas al virus porque puede ocasionar muerte fetal o neonatal e incluso el síndrome de rubéola congénito, que provoca -en un alto porcentaje- cardiopatías, sordera, ausencia de desarrollo de uno o ambos ojos y retardo de crecimiento intrauterino.

En tanto que las paperas, también de origen viral, se presentan con inflamación en las glándulas salivales (parótidas) y se transmiten de persona a persona a través de las gotitas que se eliminan al hablar, toser o estornudar, o al tocar objetos que han estado en contacto con esas secreciones. En casos graves, puede afectar el sistema nervioso central, el páncreas, testículos u ovarios, entre otras complicaciones.