El electo intendente de Colón, el vecinalista José Luis Walser, denunció acciones de persecución de la administración saliente, a cargo del peronista Mariano Rebord, quien ha comenzado a tomar decisiones que suponen la desvinculación de personal de la Municipalidad. La medida adoptada apunta a aquellos empleados que apoyaron la lista Todos por Colón, que encabezó Walser, y como forma de “persecución”.

El dirigente reprochó la “campaña absolutamente sucia, y con un nivel de agravio absoluto, y muchas veces con el respaldo de los agravios por parte de los candidatos del oficialismo, algo que el vecino de Colón no soporta más. Hemos soportado esto sin entrar al juego sucio. Pero ahora, con las primeras medidas que adoptó el intendente después del resultado de la elección, nos encontramos con la novedad que ha comenzado a desafectar personal. Hay varios empleados que están siendo desafectados, sobre todo aquellos que nos han acompañado, incluso empleados con 12 o 15 años y que están en situación de contratados”.

Walser resaltó que “durante toda la campaña, se habían planteado ataques, diciendo que nosotros, si ganábamos, íbamos a echar a los contratados. Y fue el propio oficialismo el que empezó a echar empleados. “El argumento para echarlos es que apoyaron a otra opción política. Estas son las cosas que hay que desterrar de la política. En Colón habíamos llegado a un pozo, y por eso el acompañamiento importante de la gente a nuestra opción. En Colón no hay más lugar para el caudillismo”, dijo en declaraciones al programa Puro Cuento de Radio Costa Paraná 88.1.

 

Según los cómputos oficiales, Walser, que fue en fórmula con el radical Ramiro Favre y el sello de Vecinalismo Colonense, se alzó con el 52,18% de los votos, y relegó a un segundo lugar a la actual diputada Miriam Lambert, que se quedó con el 42,59%. Muy lejos, Cambiemos obtuvo el 3,32%, y el Movimiento Naranja, el 1,91%.

Walser ya había dado el batacazo en las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) del domingo 14 al alzarse con el 45% de los votos en la categoría de intendente de la ciudad, y de ese modo quebró con la hegemonía del peronismo en esa ciudad, que en los últimos dos períodos estuvo gobernada por Mariano Rebord.

El PJ puso dos candidatos del riñón de Rebord para competir por la Intendencia: la esposa del actual jefe comunal, la hoy diputada Miriam Lambert, y Miguel Rebord,  hermano del presidente municipal, que aspiraron, con distintas listas, a sucederlo. Miguel Rebord iba como compañero de fórmula de Raúl Echevarne, que hizo una pobrísima elección: apenas se alzó con 658 votos, y quedó casi al final, con el 4%.

Todas las listas del peronismo se quedaron con el 40,9%. Pero mientras Walser se alzó con 7.270 votos, Lambert alcanzó 4.919 votos.

Rebord concluye en diciembre su tercera gestión al frente de la Municipalidad de Colón –la segunda en forma consecutiva- y el resultado de la elección del domingo ha sido, parece, un golpe fuerte difícil de digerir. Walser, hoy concejal, dice que además de votar contra una forma de hacer gobierno, el colonense votó contra el “nepotismo” y la incorporación de tantos familiares del intendente a la gestión.

 

 

 

Foto: Mauricio Garín

De la Redacción de Entre Ríos Ahora