El Tribunal de Juicio de Gualeguay dará a conocer este jueves el adelanto de sentencia en una nueva causa por la que fue juzgado el exintendente de Gualeguay, Luis Erro (PJ). Se trata de una investigación que le endilgó el delito de malversación de fondos públicos.

El fallo será dictado a las 7,50 de este jueves. Los jueces a cargo de la resolución son María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Alejandro Callejas.

En los alegatos de cierre del juicio, que se desarrollaron la semana pasada, el fiscal Gamal Taleb solicitó que Erro sea condenado a 2 años y ocho meses de inhabilitación especial para ejercer cargos públicos. El artículo 260 del Código Penal que reprime la malversación de caudales públicos no prevé la pena de prisión. Dice: “Será reprimido con inhabilitación especial de un mes a tres años, el funcionario público que diere a los caudales o efectos que administrare una aplicación diferente de aquella a que estuvieren destinados. Si de ello resultare daño o entorpecimiento del servicio a que estuvieren destinados, se impondrá además al culpable, multa del veinte al cincuenta por ciento de la cantidad distraída”.

En tanto los abogados defensores Miguel Ángel Cullen y Guillermo Vartorelli pidieron la absolución ya que entendieron que no hubo un daño a la Administración Pública.

A Erro se lo juzgó por la denominada causa del Correo. Se trata de un expediente que se abrió tras una denuncia, en 2009, que realizó el concejal justicialista Oscar Logullo (fallecido), quien reprochó el uso de fondos del municipio para la refacción del edificio del ex Correo Argentino, donde se instalaron oficinas del área de Tránsito del gobierno local.

Erro, que hasta octubre de 2017 se desempeñó en la administración del gobernador Gustavo Bordet como como coordinador de políticas de Gobierno, ya tiene una condena por una causa menor: el uso de la energía de un medidor del Estado para una actividad del Partido Justicialista.

Ahora, en diálogo con Puro Cuento, que se emite por Radio Costa Paraná 88.1, Erro se defendió de la acusación y dijo que todas las denuncias en su contra fueron impulsadas por el ex senador de Gualeguay Hernán Vitullo, con quien mantiene una disputa en el PJ local. Además, también asegura que hay una “animosidad” por parte del jefe de fiscales, Jorge Amilcar García, a quien también responsabiliza por otras investigaciones en su contra.

De ser condenado, el dirigente peronista dijo que confía que puede ser sobreseído sólo por la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ). Y es que incluso desconfía que sus planteos puedan ser escuchados por la Cámara de Casación Penal de Paraná, ya que asegura que el Procurador tiene “una injerencia” a través de Marcela Badano, con quien tiene un vínculo cercano.

“Esta causa data del 2009-2010, cuando  un concejal opositor internamente dentro del peronismo hace una denuncia cuando nosotros logramos conseguir el edificio del Correo como un prestamos de uso para la municipalidad. Era un edificio antiguo, pero estaba abandonado. Este edificio lo conseguimos para el municipio en donde llevamos todo el Departamento Tránsito”, señaló Erro.

En ese marco, sostuvo que la denuncia en su contra fue “una especie de canje, donde un familiar del ex concejal Logullo –fallecido- ocupó un lugar Vialidad provincial en planta permanente a través de algunos contactos en la interna justicialista”.

En cuanto a la acusación concreta, dijo que la Fiscalía afirma que no se explica cómo se construyó en un inmueble que no es municipal: “La verdad es que son oficinas municipales. Los fondos se sacaron de Rentas Generales y fueron afectados a la partida de Edificios y Paseos municipales”, explicó.

Consultado sobre a qué atribuye la acusación y otras causas en su contra, que le valieron el mote de “intendente multicausas”, afirmó: “Hay un entendimiento entre  un anterior legislador y el Ministerio Público Fiscal en iniciarme causas. Las causas más ridículas que puede haber yen las cuales el Estado gasta inmensidad de recursos por cuestiones que ni siquiera ha observado el Tribunal de Cuentas”.

En ese sentido, recordó que el ex concejal Logullo –fallecido- llevó la denuncia al Tribunal de Cuentas, y que el organismo auditó y archivó el caso. Además, mencionó al exsenador por Gualeguay, Hernán Vitullo (PJ), como un motorizador de denuncias en su contra.

“El exlegislador Vitullo tiene una amistad o apego con varias personas del Ministerio Público Fiscal y que redundaron en hechos de denuncia.  Me denunciaron cuando estaba jugando un partido de básquet con uno de los fiscales, es increíble. Eso se archivó. Son cuestiones ridículas como la que hemos pasado acá”, aseveró.

En ese contexto, apunto al jefe de fiscales, Jorge Amilcar García, como máximo responsable de una supuesta persecución política en su contra. “A mí me hicieron un juicio por el sonido del carnaval, fui sobreseído y el Fiscal General mandó a apelar el sobreseimiento, pero no mandó a apelar cuando el juez Rossi dejó en libertad a Wagner, que asesinó a Micaela García. Esa es la vara que utiliza el Ministerio Fiscal para decir quien sí y quien no”, planteó

“Más allá de lo que suceda, si sale sobreseimiento, esto va a ser apelado por la Procuración y va a terminar en condena en Casación. En Casación la situación está muy comprometida, porque todo el mundo sabe que García tiene acceso a la Cámara de Casación”, lanzó haciendo alusión a la presencia de la jueza Badano. Finalmente, depositó su confianza en el Superior Tribunal de Justicia. “Confío en el sobreseimiento en el Superior Tribunal de Justicia”, cerró.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.