El proceso preventivo de crisis que abrieron las empresas Ersa Urbano y Transporte Mariano Moreno ante la Secretaría de Trabajo de Entre Ríos supone principalmente el despido de choferes. Eso, al menos, se desprende de la documentación presentada ante el organismo que dirige Fernando Quinodoz.

Trabajo dispuso la apertura del proceso preventivo, con una primera audiencia el lunes 22 en la que las partes –Buses Paraná, concesionaria del servicio; la Municipalidad de Paraná; y la Unión Tranviarios Automotor (UTA)-  no llegaron a ningún acuerdo. Se abrió entonces un compás de espera de diez días, hasta el 5 de agosto, para acercar posiciones.

Pero el conflicto parece terminal y en el medio se coló lo opinión del organismo de monitoreo y control de la concesión  Servicio Integral de Transporte Urbano (SITU), que advirtió que ninguna medida que se pueda tomar en el ámbito de Trabajo, y que suponga la afectación del servicio, puede tener validez sin su intervención. Y reclamó la convocatoria de la Provincia y de la Nación para estructurar un salvataje del servicio que evite que nuevamente 100 mil usuarios se queden sin servicio.

En el mercado del transporte de pasajeros en Paraná son dos las empresas que tomaron la concesión del servicio en julio de 2018 a través de la agrupación Buses Paraná. Ersa tiene una posición de privilegio en el mercado, ya que no sólo tiene a su cargo las líneas 1, 3, 5, 10, 11 y 23, sino que además cubre el área metropolitana –municipios de Oro Verde, San Benito, Colonia Avellaneda y Sauce Montrull- con las líneas 4, 6, 15, 20 y 22. En tanto, Mariano Moreno opera con las líneas 2, 7, 8, 9, 14 y 16.

En la presentación que ahora analiza Trabajo, Ersa Urbano pidió poder despedir a 60 trabajadores -el 20% de la planta- en los términos del artículo 247 de la Ley de Contrato de Trabajo (con el 50% de la indemnización, pagándose ésta en 12 cuotas). También reclamó poder suspender sin goce de haberes a otros 60 choferes por 90 días a partir del 1° de agosto. Y un plan de “movilidad funcional, horaria y salarial, según el siguiente esquema:

  • Jornada partida, en función de las necesidades operativas de la empresa y conforme la demanda de servicios
  • Vacaciones planas.
  • Pago de la primera cuota del sueldo anual complementario en cuatro cuotas iguales y consecutivas a partir de julio.
  • Pago de salarios hasta un 70% “no remunerativos”.
  • Aplicación de nuevas escalas salariales, para el caso de arribarse a un acuerdo paritario entre UTA y la Federación del Transporte Automotor de Pasajeros (Fatap).
  • Disminución de los francos compensatorios a 4 mensuales.

De acuerdo a los números que aportó, Ersa tiene una planta de 300 trabajadores.

En su escrito, Ersa Urbano plantea que el escenario actual de crisis financiera de la empresa le plantea elegir caminos “alternativos”, que incluye: a) optimizar los recursos financieros, difiriendo algunos compromisos con ciertos proveedores y acreedores; b) establecer  criterios de movilidad del personal, carga horaria y eliminación de postas; c) modificar horarios y recorridos improductivos. “Tales acciones, destinada a una salida de la crisis, luego del ajuste que se requiere en el presente, al solo efecto de sostener la continuidad del  los servicios y la fuente de trabajo”, añade el escrito.

 

El organismo de control y monitoreo de la concesión rechazó el diagnóstico y las medidas que proponen las empresas, y dejó constancia que “las modificaciones” que puedan aplicarse deben ser tratadas por el SITU. Y dada la gravedad de la situación, pidió a la Municipalidad de Paraná que convoque para el lunes 29 a los intendentes de la zona metropolitana y a la Dirección de Transporte de la Provincia.

SITU – ACTA Transporte Para… by Entre Ríos Ahora on Scribd

Además, dispuso remitir nota al gobernador Gustavo Bordet y al ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich “para garantizar la prestación de los servicios tal cual lo pautado en los compromisos entre Nación y Provincia”.

 

En medio, está sin resolverse el pedido de actualización de la tarifa. Desde el próximo 1° de agosto, se elimina el subsidio de $2,80, y entonces el boleto pasará de $20 a $22,80. Pero hay una nueva presentación de Buses Paraná: pretende llevar el precio del boleto a $28, en caso de que haya una línea de subsidios de $11 por kilómetros, o $35,80, sin subsidio. Pero luego del último acuerdo salarial de los choeres, elevó esa cifra: ahora pretende un boleto a $40.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.