Nació en Paraná hace 30 años. Se llama Luciano García y actualmente está al frente de Almacén Ott, una pasteleria y escuela de formación de nuevos pasteleros ubicada en Acassuso.
Instalado en Buenos Aires, pronto descubrió que lo suyo era la pastelería, y con esa idea en la cabeza fue a una entrevista para formar parte del equipo de pre apertura del Palacio Duhau Park Hyatt, y después de dieciséis entrevistas le dieron la posibilidad de entrar como pastelero. Ahí conoció a Ilhame Guerrah, ícono de la pastelería mundial que estaba a cargo del catering del hotel y que luego se convirtió en su mentora.

 
Después de varios años, el ciclo llegó a su fin cuando Ilhame fue trasladada a Asia. Entonces, se volcó a la docencia, impulsado por el pastelero Mauricio Asta. Así conoció a Patricia Ott, fundador de Almacén Ott. Surgió entonces Almacén Ott, donde pudo, por un lado, canalizar el deseo de pastelero de crear algo, poder mostrarlo y compartirlo, y por otro, ser un modelo de negocio para sus alumnos.

garcia1
El sitio fondodeolla.com tituló una nota sobre él así: “Hay vida después de Gross”, en referencia al reconocido pastelero Osvaldo Gross.
Acá, el texto de la nota que publicó sobre Luciano García.
“Trabajó en el Hyatt con Ilhame Gherrah, la chef pastelera francesa que dejó varios discípulos durante su estada en Buenos Aires. Hoy lo encontramos en Acassuso, en el Ott Almacén Gourmet, el espacio destinado a que los alumnos del Instituto puedan hacer sus prácticas y el público disfrutar de las creaciones del chef pastelero Luciano García. También diseña la pastelería de la cadena Chungo.

Es un desafío evaluar las cosas dulces cuando uno prefiere mucho más lo salado. Pero la experiencia (y el viaje a la Zona Norte) valió la pena, sin dudas.

La vidriera del local llama la atención con sus minicakes, macarons y tortas.

En el interior, de un lado una estantería contiene productos gourmet y una vitrina repleta de horneados del día y viennoiserie. Del otro lado, se ubican mesas que lindan con el salón con estilo jardín de invierno, que da al patio del establecimiento educativo. Hay mesas altas y bajas, que con la llegada del clima cálido se completarán con lugares en la vereda.

Luciano, fiel al estilo que aprendió de Ilhame, basa su propuesta en la pastelería francesa clásica, aunque se evidencia que además mete mano para darle al producto un toque creativo.

Las recomendaciones del chef se orientan al Devil’s food cake; húmedo de banana y coco; cremoso de limón; cheesecakes, croissant con almendras; merengues de almendras y pistachos. También recomienda los lingotes, trufas y macarons que son las especialidades más pedidas del Almacén.

Quienes concurran a la hora del té, cuentan con la posibilidad de pedir una degustación para probar un poco de todo y a precio muy amable.

Los fines de semana, cuentan con servicio de brunch, compuesto por yogur con frutas, viennoiserie, sándwiches, plato caliente, dulce, infusión y una bebida individual; y la variedad de panes que se despachan al mediodía recién salidos del horno que van desde pan de campo, zeppelín de centeno y pasas de uva, multicereal, pan de frutos secos, higos y damascos; bagels, focaccia de hierbas y ajo, entre otras variedades.

El Almacén Ott Gourmet lleva ya dos años y representa una vidriera del Instituto, donde se dictan cursos sobre diversos tópicos, entre ellos los de macarons a cargo de Luciano.”

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.