A las 9, en el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay, se abrirá el primer juicio oral contra un sacerdote de la Iglesia Católica acusado de corrupción y abuso de menores. Juan Diego Escobar Gaviria, expárroco de Lucas González, estará sentado en el banquillo frente a los jueces María Angélica Pivas, Darío Crespo y Javier Cadenas.

En la primera jornada del juicio que se prevé que se extienda hasta el lunes 28, declararán 10 personas, entre testigos, víctimas y sus familias, todos propuestos por la Fiscalía. La acusación estará a cargo de Federico Uriburu, de la Unidad Fiscal de Nogoyá, y Darto Tórtul, fiscal coordinador de Gualeguay. Mañana, en tanto, en la segunda jornada de debates, se espera que declaren otros 11 testigos.

Entre los testigos citados por la Fiscalía está la exdirectora del Colegio Castro Barros San José, la monja Marta Carrizo, que luego de que se presentara, el 28 de octubre de 2016, ante el defensor oficial de Nogoyá, Oscar Rossi, a efectuar la primera denuncia por abuso contra el cura Escobar Gaviria soportó el escarnio, las burlas y las agresiones. Y por eso, al poco tiempo debió ser sacada de Lucas González por su congregación, Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas, y traslada a la provincia de Chaco, donde ahora está.

También hoy declararán las docentes de R, el nene cuyo caso abrió la investigación por abusos contra el cura Escobar Gaviria, y que fueron de las primeras personas en escuchar el relato de lo que ocurría puertas adentro de la alcoba del sacerdote, en la casa parroquial de Lucas González: Araceli Varliero y Silvia Herlein.  Otro de los testigos citados por la Fiscalía –luego, será el turno de la querella, que encabeza Mariano Navarro; y finalmente, la defensa, a cargo de Milton Ramón Urrutia y Juan Pablo Temón– es Renato Bella, exintendente de Lucas González, quie reveló que, no bien el cura Escobar Gaviria llegó al pueblo, mandó a arreglar su computadora personal porque tenía “virus”. Grande fue la sorpresa al encontrar guardadas imágenes pornográficas.

Escobar Gaviria seguirá el proceso oral en su contra como reo: desde el 21 de abril está alojado en la Unidad Penal de Victoria, llevado tras las rejas para evitar que entorpezca la investigación y para que no amedrente a los testigos. Aunque para el juicio, fue relocalizado a la Unidad Penal de Gualeguay. En prisión seguirá, por lo menos, hasta que acabe el juicio y haya sentencia, después del lunes 28.

Escobar Gaviria tiene cuatro denuncias por abuso –tres casos de corrupción agravada, uno de abuso sexual agravados todos por la condición del abusador, sacerdote. La Fiscalía dio por probados los cargos, y el 26 de abril, cuando elevó la causa a juicio oral, pidió la pena máxima de 25 años de cárcel para el sacerdote.

Silvia Muñoz, mamá de R, la primera víctima que declaró en cámara Gesell, dice que espera este día “nerviosa, y ansiosa por conseguir justicia”.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.