El cura Juan Diego Escobar Gaviria seguirá en prisión.

La audiencia de casación prevista para este viernes, a las 10, en la que los defensores del cura, Juan Pablo Temón, Milton Urrutia y María Alejandra Pérez,  pensaban pedir la nulidad del fallo del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay, que en septiembre último lo condenó a 25 años de cárcel por abusos y corrupción de menores, y la inmediata libertad del sacerdote, fue suspendida, de momento, sin fecha.

La razón es que la propia defensa de Escobar Gaviria recusó a todo el tribunal. Los tres vocales que forman la Cámara de Casación Penal -Hugo Perotti, Marcela Badano y Marcela Davite– fueron recusados hoy, a través de un escrito presentado a último momento por el defensor Milton Urrutia.

El escaso tiempo que hubo entre esa presentación y la notificación a las partes generó malestar en la Procuración –los fiscales Federico Uriburu, de Nogoyá, y Dardo Tórtul, de Gualeguay, ya estaban ingresando a la ciudad cuando supieron de las recusaciones– y lo mismo ocurrió con el abogado querellante, Mariano Navarro, que debió volver a Nogoyá desde Crespo, cuando se enteró de la noticia.

“Es una bajeza la recusación”, evaluaron en Tribunales al tomar nota de los reproches que hizo la defensa del cura Escobar Gaviria. Vuelven a escena con un asunto que incurre en la vida privada de los magistrados: a Badano por ser pareja del procurador general, Jorge García; a Davite, por ser amiga de Badano, y a Perotti, por inhabilidad técnica, ya que tuvo una intervención anterior en la causa. Tales los argumentos de la recusación de la defensa del cura.

Aunque el tribunal evaluó rechazar la presentación “in limine”, finalmente se impuso el criterio de avanzar en un análisis pormenorizado, y recién después contestar la presentación, con lo cual la casación por el caso Escobar Gaviria podría posponerse para 2018 en función de la apretada agenda que tiene la Cámara de Casación Penal de Paraná, la única en toda la provincia.

 

El caso


Escobar Gaviria fue párroco de Lucas González, en el departamento Nogoyá, entre 2005 y 2016, y estando allí cometió los abusos que luego investigó la Justicia y que concluyó con una condena ejemplar.

A través de sus abogados Milton Urrutia y Juan Pablo Temón, con el patrocinio de María Alejandra Pérez, Escobar Gaviria no sólo reprocha esa condena sino que también cuestiona que se lo mantenga, desde el 21 de abril, con prisión preventiva, que cumple en la Unidad Penal de Victoria.

La Justicia encontró a Escobar Gaviria “autor material y penalmente responsable de los  delitos de promoción de la corrupción de menores reiterada (tres víctimas), agravada por su condición de guardador, que concurren realmente entre sí  en perjuicio de los menores RDR -primer hecho-, ANE -segundo hecho-, y de OJC  -cuarto hecho-, que a su vez concurren realmente con abuso sexual simple agravada por ser cometido por ministro de culto -tercer hecho- en perjuicio de SYFF.

En razón de eso, fue condenado por el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay a 25 años de prisión, que además resolvió mantenerlo en prisión preventiva hasta que la condena quede firme.

Pero los defensores de Escobar Gaviria pretenden que “se declare la nulidad de todo lo actuado y se disponga la absolución y consecuente libertad del imputado”.

“Asimismo, para el caso que no se acoja el planteo de esta parte en instancia casatoria, se solicita, atendiendo a los postulados constitucionales y convencionales de principio de inocencia, se disponga la libertad del señor Juan Diego Escobar Gaviria hasta tanto la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina dicte la sentencia definitiva”, dice el texto del recurso judicial de los defensores del sacerdote, al que accedió Entre Ríos Ahora.

En vez de mantenerlo en la cárcel de Victoria, la defensa técnica del cura pide que “se imponga alguna medida cautelar menos grave”, y se le aplique “arresto domiciliario, caución o la obligación de presentarse periódicamente ante la autoridad que se designe”.

Ante el rechazo del planteo, los defensores hacen reserva del caso federal, “por tratarse de una sentencia definitiva que causa un gravamen irreparable al condenado”.

Los defensores reprochan del fallo dictado por el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay 4 puntos, a saber: a) inobservancia de la garantía constitucional de presunción de inocencia; b) al mismo tiempo se afecta aquí el derecho constitucional de libertad personal; c) igualmente es también motivo de este recurso la invocada trasgresión al principio constitucional a la igualdad de trato ante los tribunales”; y d) violación del  debido proceso.

Los defensores insisten en las nulidades en la  cámara Gesell que tomó el testimonio de la primera víctima al no estar presente un abogado defensor del imputado.

También reprocha que “el Tribunal de Juicio violó el debido proceso al transgredir flagrantemente el art. 431 incorporando testigo de  cargo al debate que no surgían de la investigación penal preparatoria y acuerdo probatorio”.

Y dice el escrito de Casación que “ni el Ministerio Público Fiscal, ni el Ministerio Pupilar, ni el mismo Tribunal de Juicio han actuado con estricto apego a la normativa vigente ni han sido celosos custodios del debido proceso, sino que `hicieron lo que quisieron y quisieron lo que hicieron`, en grave violación a los derechos constitucionales de un ciudadano inocente, en búsqueda de un resultado condenatorio y lejos de la búsqueda de la verdad objetiva”.

También cuestiona la defensa la calificación legal de los hechos imputados a Escobar Gaviria como “promoción a la corrupción” por cuanto, aduce, el tribunal no explicó de qué modo llegó a esa conclusión.

Y respecto del mantenimiento de la prisión preventiva, los defensores del cura entienden que “carece de motivación la sentencia en cuestión atento a que se priva de la libertad producto del ideario inventivo de la a quo y violando abiertamente el derecho de defensa”.

Pero el análisis de esa presentación quedó ahora aplazado. Primero Casación deberá resolver la recusación, y recién cuando ese incidente quede superado, podrá abocarse al tratamiento del recurso presentado por los defensores.

Así, Escobar Gaviria continuará en la cárcel, y la evaluación del fallo condenatorio, en suspenso.

 
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.