El cura Juan Diego Escobar Gaviria resiste su encarcelamiento, y a través de sus abogados defensores, Milton Ramón Urrutia y Juan Pablo Temón, llega con su reclamo para conseguir la libertad hasta la Cámara de Casación Penal.

El viernes 26, el juez  de Garantías de Gualeguay, Esteban Santiago Elal, resolvió  no hacer lugar al pedido de libertad formulado por los abogados del cura, detenido en la Unidad Penal N° 5 de Victoria desde el 21 de abril, y decidió que permanezca en esa condición hasta después que se dicte sentencia en el juicio oral previsto para la segunda quincena de agosto, en los Tribunales de Gualeguay.

La resolución del magistrado fue mantener a Escobar Gaviria en la cárcel con prisión preventiva “hasta que recaiga sentencia firme”.

Pero los defensores apelaron esa resolución firmada por Elal, que actuó no como juez de Garantías, sino como “cuarto vocal subrogante” del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay. De modo que tras un fallo de un tribunal de segunda instancia, la apelación corresponde ahora tratarla en Casación. Y eso fue lo que hicieron los defensores del sacerdote.

Escobar Gaviria tiene cuatro denuncias por abuso –tres casos de corrupción agravada, uno de abuso sexual agravados todos por la condición del abusador, sacerdote– y en la segunda mitad de agosto será llevado a juicio ante el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay. Ese tribunal está compuesto por María Angélica Pivas, Darío Crespo y Javier Cadenas.

Escobar Gaviria fue párroco de San Lucas Evangelista, de Lucas González, departamento Nogoyá, entre 2005 y finales de octubre de 2016 cuando suspendido por la Iglesia tras el inicio de la investigación judicial. Desde entonces, está alejado de la vida pública eclesiástica y tiene prohibido oficiar misas.

 

El proceso judicial se abrió después de que dos monjas de la congregación Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas, que dirigen el Colegio Castro Barros San José, de Lucas González, denunciaron en octubre de 2016 al cura por abuso de un menor ante el Defensor de Pobres y Menores, Oscar Rossi. Tras ese caso aparecieron otros tres denunciantes. Los fiscales que acusan de abusos al cura son Federico Uriburu y Rodrigo Molina.

El sacerdote se encuentra alojado en la Unidad Penal N°5 de Victoria desde el 21 de abril por disposición del juez de Garantía de Nogoyá, Gustavo Acosta, cuya decisión fue confirmada por el juez Arturo Exequiel Dumón, miembro del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguaychú. Ahora, el juez de Garantías de Gualeguay, Esteban Santiago Elal, también resolvió que el cura siga en prisión, pero hasta después del juicio, cuando haya una sentencia firme.

Luego del recurso presentado por los defensores de Escobar Gaviria, el juez Elal resolvió este martes “conceder  el recurso de apelación interpuesto por los  Dres. Milton Urrutia y Juan Pablo Temon, con el patrocinio letrado de  la Dra. Alejandra Perez contra la resolución que dispone prorrogar la  prisión preventiva de su defendido Juan Diego Escobar Gaviria hasta
que recaiga sentencia firme en estos obrados. Es decir, en el marco del Legajo N° 138/17 cartulado “Escobar Gaviria, Juan Diego s/ Corrupción de menores y abuso sexual gravemente ultrajante agravado”.

Ahora, la decisión de mantener al cura con prisión preventiva deberá ser revisada por la Cámara de Casación Penal de Paraná, que integran Marcela Davite, Hugo Perotti y Marcela Badano.

 

Aunque no modifica el trámite de la causa penal contra el cura Escobar Gaviria, que desde el 22 de agosto estará sentado en el banquillo de los acusados en Gualeguay.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.