La quinta jornada de audiencias públicas en el Senado, este martes, para debatir en torno al proyecto de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) sumó la voz del ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, quien habló  que el costo por aborto en el escenario ilegal actual es de 11.500 pesos, mientras que en caso de legalizarse sería de 1.914 pesos.

Además, detalló que el valor anual estimado de los abortos en la Argentina asciende a 4.078,30 millones de pesos, que se reduciría a 678,60 millones, en caso de ser legalizado.

Al pasar a las estadísticas, el ministro precisó que las hospitalizaciones por abortos complicados en la Argentina, según datos de 2014 -última fecha procesada-, establecen una cantidad de 47.063 abortos en los últimos cinco años, de los cuales el 70% son abortos en condiciones inseguras.

Los grupos pro vida, entre los que está la Red de Familias Argentina, salieron desde el vamos a rebatir los datos estadísticos del ministro con una frase que, en teoría sería inapelable: los números de Rubinstein “son falsos”, aunque el calificativo luego no encuentra argumentación.

La Red de Familias Entrerrianas, que este domingo, a las 14, en Maipú y Pascual Palma, convoca a un “Festiva por la Vida”, viraliza información que no siempre encuentra sustento en la realidad. Por ejemplo, posteó una foto de la visita del gobernador Gustavo Bordet, y la ministra de Salud, Sonia Velázquez, al Hospital Behring, de Holt Ibicuy. Allí, un grupo de médicos recibió a Bordet y Velázquez con un cartel que decía: “No cuenten con nosotros. Sí a las dos vidas”, en clara oposición al aborto.

El Hospital Behring no practica abortos. No practica partos. No tiene cirugía. Es un centro de referencia, nada más, de modo que allí jamás habría ese tipo de intervenciones. Desde la Red de Familias Entrerrianas dicen: “El gobernador y la ministra de Salud de la provincia militan por la legalizacion del aborto y pusieron en vigencia un protocolo inconstitucional con el que practican abortos en Entre Ríos hace tiempo”.

El dato es malicioso y falso. Lo que hizo Salud fue sumar a la provincia –otras tantas ya lo hicieron– a lo que dispuso la Corte Suprema de Justicia de la Nación: respetar lo que establece el Código Penal desde principios del siglo pasado, en casos de aborto no punible.

Lo que siguió ahora desde la plataforma pro vida es el escrache a los senadores nacionales por Entre Ríos que han manifestado su voluntad de votar a favor de la legalización del aborto: Pedro Guastavino -que preside los debates en el Senado- y Sigrid Kunath.

“¿Con qué legitimidad un senador puede votar una ley que permite y promociona la desaparición forzada de personas?  Incluso contrariando la voluntad de los entrerrianos que masivamente han expresado lo contrario”, dicen desde la Red, sin aportar ningún dato respecto de cuál es la franja de población de Entre Ríos que se opone al aborto y cuántos están a favor.

No sólo eso, sino que además publican las fotos de Gustavino y Kunath con una mancha de sangre, y el pañuelo verde que identifica al aborto legal.  Además, publican sus direcciones de correo electrónico y sus teléfonos, con una frase de comité: “No volveremos a votarlos”.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.