Ahora están esos tachos repletos de residuos, puestos los tachos en un sitio de la vereda que da a calle Juan de Garay.
Los tachos están puestos en esa vereda, adonde balconea ese edificio monumental que ocupa media manzana: el edificio del Colegio Domingo Faustino Sarmiento.
Ese colegio fue fundado allá lejos y hace tiempo: el 28 de febrero de 1889. Pero antes de estar ahí, el colegio, estuvo en otros sitios. Uno de los últimos solares que ocupó fue donde ahora está el Museo de Ciencias Naturales, Antonio Serrano, sobre calle Gardel.
El Colegio Nacional empezó a funcionar en este edificio hacia 1914, y antes este sitio fue el Hotel de los Inmigrantes.
Cuando la Escuela Secundaria Juan Pueyrredón estuvo en obras, sus estudiantes vinieron aquí a dar clases.
Cuando la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) necesitó de espacios para abrir carreras, sus estudiantes vinieron aquí.
Pero el tiempo hizo estragos en su infraestructura y pusieron al Gobierno frente a la necesidad de restaurarlo. Así fue como se decidió investir $10,5 millones en su restauración, que concluyó en la primavera de 2011.
La construcción, así, remozada, soportó más o menos bien los vaivenes de su vida escolar hasta que el temporal de febrero último tumbó una palmera, la palmera cayó sobre el enrejado que da a calle Garay, y lo destrozó.
La reja, y parte de la mampostería, estuvieron así, destruidos, por algún tiempo hasta que comenzó al reconstrucción.
Pero la obra no acabó del todo bien. Faltaron detalles, y como el obrador nunca se levantó, esos dos tachos permanecen allí, convertidos ahora en lo que se han convertido: depósitos de basura.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.