“Estamos haciendo historia, mujeres”.

La frase, pronunciada por la dirigente Jorgelina Londero, de la Asamblea de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans resumió lo que ocurrió este jueves en las calles de la ciudad, cuando las mujeres tomaron cada uno de los rincones para hacer oir su voz.

“Mírennos: verde y violeta. Más de 50 países, miles de ciudades y millones de mujeres. Mírennos, en esta plaza, juntas y organizadas en la lucha: somos poderosas. Tenemos un par de horas por delante que nos van a llenar de alegría”, dijo ante una Plaza 1° de Mayo colmada, el escenario de la convocatoria.

Al frente, la Iglesia Catedral apareció vallada, y custodiada por un fuerte operativo policial, la mayoría mujeres de la fuerza.

La Plaza fue llenándose de carteles, de colores, de consignas, de reclamos, de muchas mujeres. Fueron muchas, fueron miles las que estuvieron.

“La resistencia feminista es esto -completó Jorgelina Londero-: nuestros cánticos, nuestras banderas, nuestro amor y solidaridad. Todo esto somos nosotras y lo estamos compartiendo con el mundo, en esta plaza, en esta calle”.

Las oradoras pasaban, hablaban, y al lado una intérprete de lengua de señas. En Plaza 1° de Mayo, después también el Plaza Mansilla, donde concluyó la marcha multitundiaria.

 

Luego de las palabras, hubo una intervención cultural a cargo de Danza Combate, en la cual unas chicas bailaron al ritmo de los tambores.

Finalizado esto, se invitó a que comiencen a marchar hacia Casa de Gobierno que sería el destino final.

Unas cuatro cuadras de personas marchando. Eso se podía ver al bajar la marcha por calle Corrientes, tomar por La Paz para después llegar a la zona de Casa de Gobierno.

Los cántos, los bailes, la alegría y los reclamos. Todo junto en esas mismas calles.

 

 

José Armando

Especial para Entre Ríos Ahora.