En algún tiempo -no hace mucho- se planteó que habría carriles exclusivos para el transporte público en el damero de calles del microcentro de Paraná. Se marcaron con línea amarilla y ahí estaba vedado estacionar. La experiencia duró con lo que duran las normas de tránsito en la ciudad: nada. El carril desapareció a fuerza de las malas mañas de los automovilistas, que ocupan para estacionar todo espacio vacío. Calle Santa Fe, en pleno Centro Cívico, abandonó hace rato el carril exclusivo. No solo se estaciona sobre un sector vedado, sino que también se utiliza una infracción que ya se ha “legalizado”: la doble hilera de autos.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.