Ese tramo de calle México, entre Santa Fe y Córdoba, es en realidad una playa de estacionamiento privatizada. Allí no estaciona cualquiera, aunque es un espacio público. Sobre la vereda, hay unos carteles que indican la “exclusividad” para vehículos de la Legislatura. Y los conos naranja advierten a cualquier automovilista incauto de que allí no conviene detenerse. Hay que seguir, dejar atrás ese espacio reservado para pocos.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.