La situación de emergencia económica y social está afectando de modo sensible a los gobiernos municipales de la provincia. Y el modo de hacer frente a la crisis derivada de la fuerte devaluación del peso frente al dolar que derivó de la corrida cambiar posterior a las primarias del 11 de agosto último es mediante el dictado del estado de emergencia económica.

Ya lo han hecho las administraciones municipales de Victoria, Villaguay, Concordia, Nogoyá, Federal, y la última en incorporarse es la Municipalidad de San José de Feliciano, donde Silvia Moreno (PJ) está concluyendo su segundo mandato como intendenta.  La administración de Moreno dispuso el estado de emergencia económica y social a través de una resolución del Departamento Ejecutivo.

En diálogo con el programa Puro Cuento de Radio Costa Paraná 88.1, Moreno señaló que la decisión se adoptó frente al descalabro financiero y económico que vive el país, y como forma de poner a resguardo la economía municipal ante la retracción de ingresos. La jefa comunal coincidió en un todo con las decisiones que ha tomado el gobernador Gustavo Bordet, que decidió llevar a la Justicia el recorte de fondos que aplicó la administración del presidente Mauricio Macri.

Bordet firmó a comienzos de esta semana la acción de inconstitucionalidad y la medida cautelar que Entre Ríos interpone ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación por dos decretos del Poder Ejecutivo nacional que modifican el régimen de ganancias y de IVA, con la consecuente disminución de los fondos coparticipables, y que le provoca a Entre Ríos un recorte de fondos que se calcula en $1.600 millones.

“Hemos resuelto dictar la emergencia social y económica por la situación económica que se vive y frente a las medidas nacionales que ha tomado el gobierno de Cambiemos que conduce Mauricio Macri y que nos afectan  muchísimo”, señaló Moreno.

La funcionaria señaló que en el contexto actual “hay que ir gobernando día a día”, y en la emergencia debieron reorganizar la planificación del último tramo de su gestión, que concluye el próximo 10 de diciembre. En ese marco, dijo que priorizarán el pago del salario del personal municipal y la ayuda directa en materia social, pero que se suspende, hasta fin de año, buena parte de la obra pública proyectada y los subsidios a entidades civiles y deportivas de la ciudad.

“Vamos a priorizar el salario del trabajador municipal. No queremos despedir a nadie. Y queremos seguir brindando los servicios públicos necesarios para la ciudad”, apuntó.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.